Saqueos durante huelga policial dejan un muerto en Córdoba

La huelga de tres mil policías durante más de 24 horas, por demandas salariales, en la ciudad del centro de Argentina, finalizó hoy con un acuerdo con el gobierno provincial con un saldo de un ...
Asaltantes ocultan su rostro mientras buscan una tienda que saquear en la ciudad de Córdoba
Asaltantes ocultan su rostro mientras buscan una tienda que saquear en la ciudad de Córdoba (AFP)

Buenos Aires

Un joven muerto, un centenar de heridos y 52 detenidos dejó como saldo hoy una ola de robos y saqueos por grupos que el gobierno calificó de "delincuentes organizados" en la provincia argentina de Córdoba (centro) en el marco de una huelga policial. Tres millares de policías permanecieron acuartelados por más de 24 horas a raíz de un conflicto por demandas salariales, hasta la firma hoy de un acuerdo con el gobierno provincial.

"No hubo un estallido social, operaron bandas de delincuentes organizados que aprovecharon la ausencia policial", afirmó el gobernador José Manuel de la Sota en rueda de prensa, sobre la ola de violencia que se desató al caer la noche del martes en la ciudad de Córdoba, la capital provincial, 700 km al noroeste de Buenos Aires, ante la ausencia de control policial.

Un joven de 20 años murió de un balazo en el tórax, anunció el director del hospital San Roque, Daniel Mercado, sin poder precisar si se trataba de un asaltante o de un vecino. "Llegamos a un acuerdo (con el gobierno) gracias a Dios para toda la gente. Disculpas a todos los cordobeses", declaró ante las cámaras uno de los uniformados, al levantar el acuartelamiento en una sede policial en el barrio Cerveceros de la capital provincial.

Los patrulleros policiales blanquirrojos comenzaron a ganar la calle, donde ya reinaba hoy la calma, salvo episodios aislados de saqueos. La protesta involucró principalmente a los agentes de baja graduación, en un prolongado conflicto cuya cara visible fueron las esposas de los policías que montaron un campamento de protesta.

Los reclamos salariales se agudizaron luego de que en setiembre pasado, el jefe antidrogas de la policía de Córdoba y otros cuatro agentes quedaran detenidos bajo el cargo de tener vínculos con el narcotráfico. "En la policía provincial hay una metodología delictiva. El dinero ilegal surgía del narcotráfico, así como de la sustracción de automotores, y de robos y hurtos", dijo el periodista Tomás Méndez, quien investiga el narcotráfico en Córdoba.

"Ahora, como los mandos superiores están presos o fuera de la institución, ya no hay más dinero disponible", explicó. El acuerdo firmado establece un sueldo básico líquido de un agente en unos ocho mil pesos (1,300 dólares), un 50% más de lo que ganaban pero la mitad del aumento que reclamaban los policías. Durante la noche y la madrugada, bandas de delincuentes, muchos de ellos en moto, se desplazaron por distintos barrios de Córdoba, asaltaron y causaron destrozos en comercios y supermercados, a raíz de la falta de custodia policial, ante la impotencia de comerciantes y vecinos.

"Yo anoche (martes), recorrí el centro y vi cómo entraban en los negocios, se llevaban artículos del hogar, de informática, colchones. Iban por la peatonal con carros y los cargaban en una camioneta en la avenida principal y volvían a seguir robando", contó a la AFP por teléfono Angel Stival, un vecino de 66 años. "Fue grave, muy grave", agregó Stival al admitir que sintió miedo en su recorrida en auto por el centro, "apreté el acelerador y volví a mi casa" en un barrio residencial alejado.

En el centro de Córdoba, "se veían tipos que cuidaban sus tiendas con escopetas, como en el lejano oeste", contó a la AFP Raúl Dotti, 55 años, dueño de un comercio de repuestos de autos y neumáticos en el centro de la capital provincial, que no fue saqueado. "Daba la impresión que eran tipos organizados. Muchos estaban en moto. Esto es muy raro, no es hambre. Esto está armado, no es como el 2001", agregó Dotti en alusión a los saqueos de supermercados durante la gran crisis de diciembre de aquel año.

Vándalos ingresaron incluso en viviendas particulares y reclamaban dinero a los habitantes, contaron las víctimas. "Esto no fue un saqueo por pobreza, no ha habido saqueo de alimentos. Acá ha habido presencia delictiva, tiene más viso de situación de delito y saqueos que de un movimiento social por hambre", declaró Pedro Torres, el obispo auxiliar de Córdoba. La provincia, segundo distrito en importancia del país por cantidad de población (3.5 millones), suspendió las actividades escolares y el transporte público en forma preventiva, según un reporte oficial.

Los comercios, los bancos, las universidades, se mantenían cerrados, así como los expendedores de gasolina y gran parte de los habitantes permanecían refugiados en sus casas. Córdoba es una provincia de rica producción agropecuaria e industrial, además de ser un fuerte imán para el turismo por sus valles, bosques y sierras atravesadas por ríos. La semana pasada, 50 personas fueron detenidas en dos intentos de saqueos en Rosario, 312 km al norte de Buenos Aires. Inmediatamente, la policía de la populosa provincia de Buenos Aires y otras fuerzas de seguridad nacionales fueron puestas en estado de alerta por las autoridades, según medios locales.