• Regístrate
Estás leyendo: Santos insta a FARC a dejar "soberbia" y asumirse como "victimarios"
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 05:24 Hoy

Santos insta a FARC a dejar "soberbia" y asumirse como "victimarios"

El presidente de Colombia pidió al grupo guerrillero asumir su responsabilidad ante los miles de víctimas para avanzar en el diálogo de paz en La Habana y confirmó que los futuros acuerdos serán refrendados por los ciudadanos.

Publicidad
Publicidad

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, instó hoy a la guerrilla comunista de las FARC a asumir su responsabilidad ante miles de víctimas para avanzar en el proceso de paz que busca poner fin a un conflicto armado de medio siglo.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal y más antiguo grupo insurgente del país, tienen que dejar de lado la "soberbia" y reconocer el papel de sus miembros como "victimarios", como ya hizo el Estado, dijo el mandatario durante el lanzamiento de una maestría en Construcción de Paz de la Universidad de los Andes.

"Nosotros comenzamos a reparar las víctimas incluso antes de terminar el conflicto. Llevamos medio millón de víctimas reparadas", afirmó Santos. "Falta que las FARC accedan a que ellos también tienen que reparar, porque con esa soberbia con la que a veces actúan, nos dicen: 'No somos victimarios, somos víctimas'", señaló el jefe de Estado.

"Bájense de esa nube, porque ustedes son los más victimarios de todos", agregó, dirigiéndose a las FARC. El gobierno colombiano y las FARC sostienen desde noviembre de 2012 conversaciones en Cuba para acabar con un conflicto de más de medio siglo en el que han participado guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, y que ha dejado al menos 220 mil muertos y unos seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

Hasta ahora, las partes han consensuado tres de los seis puntos en agenda (desarrollo rural, participación política y solución al problema de las drogas ilícitas) y alcanzado un programa de desminado.

Ambos bandos afirman estar "cerca" de un acuerdo parcial sobre reparación de víctimas, en el que resta el espinoso tema de la justicia transicional para los desmovilizados. Resta aún cerrar el punto de la dejación de armas y fin del conflicto, así como determinar el mecanismo para refrendar un eventual acuerdo final.

En ese sentido, Santos volvió a reiterar hoy que el pueblo tendrá "la última palabra" en un proceso de refrendación que será acordado con las FARC. "Nunca, en los tres años que llevamos, he dicho yo que me voy a bajar de esa promesa. Nunca. Todo lo contario. (...) Va a haber un proceso de refrendación", señaló. Santos dijo que un proceso diferente es el de la implementación, que puede quedar en manos del Congreso.

"Una de las primeras manifestaciones que hicimos al comienzo del proceso es que el pueblo iba a tener la última palabra, que iba a haber un proceso de refrendación. Y que ese proceso de refrendación lo íbamos a acordar con las FARC y ellos aceptaron", dijo el mandatario.

Santos señaló que en los casi tres años que dura el proceso de paz "nunca" ha dicho que va a saltarse esa promesa de que será el pueblo el que tenga la última palabra de lo que se acuerde en Cuba. Entre los mecanismos constitucionales de refrendación están el referendo, el acto legislativo y una constituyente, opción propuesta por las FARC y descartada por el Gobierno.

Según el jefe de Estado, la implementación es otra cosa y consiste en aprobar las leyes que se requieran para aplicar los puntos acordados con el fin de evitar caer en vacíos que mermen la confianza en la paz.

La implementación puede hacerse mediante la creación de una comisión legislativa que apruebe con rapidez las leyes necesarias "para acortar el tiempo entre la firma y la implementación de los acuerdos", señaló.

En una conferencia de prensa posterior junto al ministro de Defensa, Carlos Villegas, el jefe negociador del Gobierno con las FARC, Humberto de la Calle, se refirió al proceso de reforma constitucional que se ha anunciado e indicó que "solo contiene herramientas e instrumentos" en caso de un acuerdo de paz.

"Lo que pretendemos es que si llegamos a un acuerdo, pues no nos encontremos en la situación de gastar largos meses construyendo instrumentos para lograr dos propósitos: la eficacia en el desarrollo, en la puesta en práctica de los acuerdos y los mecanismos que garanticen la seguridad de los mismos y que se cumpla la palabra empeñada en la mesa de negociaciones en La Habana", dijo.

De la Calle señaló que la búsqueda de estos instrumentos "no significa que se diluya, se desmerezca o se anule la promesa presidencial de que el pueblo colombiano tiene la última palabra".

"La refrendación tendrá lugar, el ejercicio de estos instrumentos de los que empezaremos a hablar pronto en el Congreso está sujeto a la refrendación", subrayó el funcionario, al puntualizar que los ciudadanos "dirán sí o no a lo que se acuerde en La Habana".

Comisión sobre niñez

De otra parte, la Defensoría del Pueblo de Colombia pidió hoy crear una comisión en los diálogos de paz con las FARC sobre el asunto de la niñez en el conflicto armado, tras considerar que al tema no se le ha dado la debida "importancia".

Un informe del organismo que defiende los derechos humanos en Colombia y otros entes nacionales e internacionales, como Unicef, sugiere "crear una comisión especial en la mesa de conversaciones con enfoque de niñez, para garantizar el principio de interés superior de los niños y niñas, acabar con el reclutamiento ilícito y proscribir toda forma de participación de la población infantil en el conflicto", aseguró la Defensoría en un comunicado.

"El capítulo de la niñez no ha tenido la fuerza necesaria en La Habana", dijo el defensor del pueblo, Jorge Otálora, en la presentación del reporte sobre las pláticas que las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos sostienen desde noviembre de 2012 para poner fin al conflicto armado de más de medio siglo.

El informe pide además construir "una base de datos de cuántos niños han pertenecido a la guerrilla de las FARC, en qué condiciones físicas se encuentran y desde ya iniciar la entrega de esos menores, el cese del reclutamiento" y la entrega de cadáveres de los que fallecieron en sus filas.

Al gobierno, en tanto, Otálora solicitó definir cómo va a "recibir a esos niños, qué planes y programas tiene el Estado colombiano para reincorporarlos a la sociedad, para reincorporarlos a sus familias".

En junio, las FARC anunciaron que esperaban sellar un acuerdo en Cuba para la entrega de los guerrilleros menores de 15 años, luego de que en febrero se comprometieran a no reclutar a más menores de 17 años.

Aunque no hay datos precisos sobre niños y adolescentes combatientes en Colombia, el estatal Instituto de Bienestar Familiar ha atendido, desde 1999, a más de cinco mil niños desvinculados de grupos armados.

Además, la estatal Unidad de Reparación de Víctimas tiene registrados a unos 2.3 millones de menores de edad como víctimas del conflicto armado, según cifras citadas por la Defensoría. La conflagración interna colombiana ha dejado oficialmente al menos unos 220 mil muertos y seis millones de desplazados.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.