Más sanciones a Rusia por crisis en Ucrania

Estados Unidos y la UE aplican más penalidades contra funcionarios y empresas; Moscú promete responder a los "repugnantes" castigos.
Manifestantes pro rusos y ucranianos se enfrentaron ayer en la ciudad de Donetsk, luego de las nuevas acciones contra el gobierno de Putin.
Manifestantes pro rusos y ucranianos se enfrentaron ayer en la ciudad de Donetsk, luego de las nuevas acciones contra el gobierno de Putin. (Baz Ratner/Reuters)

Washington/Bruselas/Kiev

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) impusieron ayer nuevas sanciones a Rusia en el marco del conflicto por Ucrania, en cuya región aumentan la tensión y la violencia.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a siete funcionarios rusos del círculo de poder cercano al presidente ruso, Vladimir Putin y 17 empresas.

La Casa Blanca explicó que la decisión es "una respuesta a la intervención ilegal de Rusia en Ucrania y acciones provocadoras que dañan la democracia en ese país".

Entre los funcionarios sancionados se encuentran Igor Sechin, presidente de la mayor petrolera rusa, Rosneft, y Sergei Chemezov, jefe de la corporación estatal Rostej.

También están sancionados el viceprimer ministro Dmitry Kozak y del holding de armas y tecnología Rostec, Sergei Chemezov.

Durante su visita a Filipinas, el presidente estadunidense, Barack Obama, dijo que "la meta no es perseguir al señor Putin. El objetivo es cambiar su opinión respecto de cómo las acciones que realiza en Ucrania pueden tener un impacto adverso en la economía rusa a largo plazo" y animarlo a avanzar y no solo quedarse en el discurso cuando se trata de resolver la crisis de forma diplomática, dijo el gobernante.

Rusia calificó de "repugnantes" las nuevas sanciones. Cada palabra del comunicado de la Casa Blanca demuestra una pérdida del sentido de la realidad por parte de EU, dijo el viceministro de Exteriores ruso, Serguei Riabkov.

"Nunca ocultamos que hay posibilidades para responder", agregó.

En tanto, los embajadores de la UE acordaron también en Bruselas ampliar sus sanciones contra Rusia añadiendo 15 personas a la lista de afectados, que contaba con 33 rusos y ucranianos. Hoy se darán a conocer los nombres de los nuevos afectados, a los que se les prohibirá la entrada al bloque y cuyas cuentas en bancos europeos quedarán congeladas.

Según fuentes diplomáticas, la Comisión Europea estudia también posibles sanciones económicas contra Moscú, que se aplicarían si ese país sigue desestabilizando la situación en Ucrania.

Mientras tanto, en las ciudades del este del país sigue aumentando la tensión. En un atentado fue herido de un disparo el alcalde de Járkov, Guenadi Kernes, mientras corría, en un aparente intento de asesinato. Kernes fue operado de emergencia en un hospital y su estado es estable, pero crítico.

En la región de Donetsk, presuntos activistas pro rusos ocuparon el edificio de la administración y una comisaría de policía en Konstantinovka, una ciudad a mitad de camino entre la capital regional, Donetsk, y Sloviansk, que fue el centro de la movilización rebelde.

En la base aérea de Kramatorsk, 40 kilómetros al norte, desconocidos dispararon contra unidades del gobierno. Dos soldados resultaron heridos.

Los pro rusos exigen un referendo el 11 de mayo sobre una mayor autonomía para las regiones de habla rusa, un sistema federal o incluso la separación de Ucrania, siguiendo el modelo de la península de Crimea.

El Servicio de Seguridad de Ucrania indicó que los separatistas en Sloviansk mantienen en su poder a 40 rehenes, entre ellos siete observadores militares europeos y gran cantidad de periodistas.

Alemania, país del que proceden cuatro de los retenidos, reclamó la liberación "inmediata" de todo el equipo. "Los hombres han sido apresados ilegalmente y sin razón alguna", aseguró el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert.

Los observadores fueron detenidos el viernes durante una misión de verificación bajo el auspicio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Los militantes prorrusos los acusan de ser espías de la OTAN. El domingo liberaron a un sueco por razones médicas.

Los separatistas aseguraron estar dispuestos a liberar pronto a los observadores militares de la OSCE que mantienen retenidos en el este de Ucrania, aunque presentaron condiciones para hacerlo. Los activistas reclaman un intercambio de prisioneros: los observadores por presos de entre sus propias filas en cárceles ucranianas. El gobierno pro occidental de Kiev rechaza esta posibilidad.