Rusia firma 38 acuerdos con China por sanciones de occidente

Los acuerdos son financieros, energéticos y comerciales y buscan revertir los daños a la economía rusa luego de las sanciones impuestas por Europa y Estados Unidos.
El primer ministro de Rusia, Dmitry Medvedev, se da la mano con el primer minsitro chino, Li Keqiang durante una ceremonia de firma en Moscú.
El primer ministro de Rusia, Dmitry Medvedev, se da la mano con el primer minsitro chino, Li Keqiang durante una ceremonia de firma en Moscú. (Reuters)

Moscú

Rusia y China firmaron el lunes acuerdos financieros, de energía y de comercio, en lo que Moscú dijo era una prueba de que su política enfocada en Asia está dando frutos y ayudará al país a sobrellevar las sanciones impuestas por Occidente debido a la crisis en Ucrania.

Los 38 acuerdos, firmados durante una visita a Moscú del primer ministro Li Keqiang, dan paso a una mayor cooperación en energía y un canje de moneda equivalente a 25 mil millones de dólares, en parte pensado en reducir el dominio del dólar estadounidense.

Los tratados son los primeros exitosos en el cambio hacia el este de Moscú, ordenado por el presidente Vladimir Putin para evitar el aislamiento debido a las sanciones, desde que ambos gigantes alcanzaron un acuerdo de 30 años y 400 mil millones de dólares en suministro de gas en mayo.

"Considero importante que, a pesar de la difícil situación, estamos abriendo nuevas posibilidades", dijo el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, tras la ceremonia de firma de acuerdos.

En una señal de que la desconfianza no ha sido completamente superada aún, Li fue menos efusivo, incluso al referirse a la posibilidad de un acuerdo en 2015 para construir un segundo gasoducto a lo largo de lo que es llamada la ruta occidental para llevar gas ruso a China.

"La cooperación sobre el gas natural entre Rusia y China data de mucho tiempo atrás", dijo Li. Pero añadió: "Se necesitan más deliberaciones entre las compañías".

Para Rusia los acuerdos significan algo de alivio, ya que la Unión Europea y Estados Unidos no muestran señales de levantar las sanciones impuestas por la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia y su apoyo a separatistas en el este de Ucrania.

Las sanciones apuntan a los sectores de finanzas, energía y defensa, restringiendo la capacidad de algunas firmas estatales y bancos de recaudar financiamiento en mercados occidentales.

El canje monetario fortalece los planes de China para promover el uso internacional del yuan tras promesas de Moscú y Pekín de establecer más comercio bilateral en rublos y yuanes.

Ante la frecuente tensión en su relación con Estados Unidos, Rusia y China han abogado durante tiempo para reducir el papel del dólar en el comercio internacional.

China, que tiene un 32 por ciento de sus 4 billones de reservas extranjeras invertidas en deuda del Gobierno estadounidense, quisiera limitar su vulnerabilidad a las fluctuaciones del dólar en el cercano plazo. A largo plazo quiere aumentar la influencia del yuan y convertirlo en una moneda global de reserva.