Se rinde hombre que mató a policías en Canadá

Justin Bourque, supuesto autor del ataque, fue arrestado tras una cacería que duró más de un día en la ciudad de Moncton.

Montreal

El hombre que presuntamente mató a tres policías e hirió a dos en un ataque en plena calle se rindió en la madrugada del viernes tras una caza de más de un día que paralizó a la ciudad de Moncton, en la provincia canadiense de Nuevo Brunswick (este).

Justin Bourque, supuesto autor del ataque, "fue arrestado por la PRMC a las 12H10 en Moncton. Está bajo custodia policial. Los residentes del norte de Moncton pueden ahora abandonar sus hogares", dijo la Policía Real Montada de Canadá en su cuenta de Twitter.

Los residentes del norte de esta ciudad de 70.000 habitantes pudieron finalmente salir tras haber permanecido en sus casas y asegurado sus puertas durante la búsqueda de 30 horas del sospechoso en una zona boscosa que fue acordonada por blindados.

Durante la caza, Moncton se había convertido en un pueblo fantasma, con el cierre el jueves de empresas, comercios, escuelas y administración pública, mientas algunas personas incluso decidieron abandonar la ciudad.

Pero a la postre, Bourque se rindió a la policía sin oponer resistencia, dijo Michelle Thibodeau, testigo del arresto.

Según testigos, vistiendo ropas militares y munido de un fusil de caza y otro automático, Bourque había disparado contra agentes de policía en plena calle en la noche del miércoles, dejando tres uniformados muertos y dos heridos.

El incidente fue un golpe para Canadá, que se enorgullece de ser un país con escasa violencia por armas de fuego, en contraste con los incidentes que regularmente tienen lugar en el vecino Estados Unidos.

El jueves, la bandera canadiense del Parlamento en Ottawa ondeaba a media asta.

En la que parece ser su página de Facebook, el sospechoso había publicado extractos de la canción "Hook in mouth" de Megadeath, una banda de Heavy Metal estadounidense, justo antes del tiroteo.

En el estribillo de la canción, se asigna un significado a cada una de las letras que forman la palabra "freedom" (libertad), para luego decir: "esto se deletrea FREEDOM, no significa nada para mí".

Bourque también habló allí de su amor por las armas y de su odio hacia los agentes de la ley, los que por su parte indicaron que el sospechoso no había tenido incidentes previos con la policía.