Se reunirá el Papa con personas en cumbre de los carismáticos en Roma

Será la primera vez que un pontífice esté presente en la cumbre anual de este movimiento, que se celebra habitualmente en la localidad italiana de Rímini, norte de Italia.

Roma

El papa Francisco se reunirá hoy con 52.000 fieles para celebrar la 37ª Asamblea Nacional de la Renovación Carismática Católica (RCC), según la cifra ofrecida por el movimiento postconciliar de la Iglesia católica que tendrá lugar en el estadio olímpico de Roma.

Será la primera vez que un pontífice esté presente en la cumbre anual de este movimiento, que se celebra habitualmente en la localidad italiana de Rímini, norte de Italia.

Al acto, que tendrá lugar a las 17.00 hora local (15.000 GMT), acudirán 52.000 fieles católicos, según los organizadores, que explicaron que proceden de 52 países de cinco continentes.

El máximo representante de la Iglesia católica acudirá hoy al estadio olímpico de la capital, como ya hiciera Juan Pablo II en 1984, aunque esta vez Francisco lo hará para participar en esta festividad religiosa por la renovación.

La celebración litúrgica, que terminará mañana, tendrá por lema "¡Convertíos! ¡Creed! ¡Recibid el Espíritu Santo!" e incluirá diversos actos como diálogos, oraciones, catequesis, bailes y cantos corales.

Es, a juicio del presidente de la RCC en Italia, Salvatore Martínez, una ocasión para "restablecer y redefinir cuál es la existencia de la Iglesia".

La RCC es un movimiento de la Iglesia católica que nació en un retiro de treinta estudiantes y varios profesores de la universidad de Duquesne, en Pensilvania (Estados Unidos) a principios de 1967 y se extendió con rapidez por otras ciudades de ese país.

Juan Pablo II lo definió como "una manifestación elocuente de la vitalidad siempre joven de la Iglesia, una expresión vigorosa de lo que el Espíritu está diciendo a las iglesias al final del segundo milenio".

Considerada como una de las respuestas laicas al Concilio Vaticano II (1962-1965), la Renovación Carismática tiene como ejemplo a las comunidades cristianas primitivas.

Además, según la organización, cuenta 71 millones de seguidores católicos en todo el mundo.