Rescatan en Texas a migrantes hacinados en tráiler

Policías del condado de Frío ayudaron a los 39 indocumentados, procedentes de México, Guatemala y El Salvador, a bajar del área de carga, donde permanecían desde al menos cinco horas.

México

Un grupo de indocumentados que viajaba en una caja de tráiler, que no tenía ventilación, fue rescatado por la policía en el condado de Frío en Texas; las imágenes fueron captadas por una de las cámaras que portan los oficiales en sus uniformes.

Los hechos ocurrieron el 18 de septiembre. Una llamada al 911 alertó a los agentes del condado de Frío y a la Patrulla Fronteriza sobre un grupo de personas que era obligado a bajar de la unidad y minutos después para regresar al compartimiento de carga.

El tráiler se encontraba afuera de una tienda de conveniencia en la Interestatal 35 Sur, de acuerdo con la policía.

Los oficiales se dirigieron a la parte trasera del tráiler y al abrir las puertas, uno de los migrantes logró bajar en seguida, mientras que los demás, que estaban acalorados y deshidratados, se empujaban para poder salir.

"Uno por uno, ¡calma, calma!", dijo uno de los oficiales ante la desesperación de los indocumentados; en tanto, una de las personas en el tráiler, que estaba boca abajo, pidió a los policías ayudarlo a bajar, ya que no se podía levantar.

Después de varios minutos y luego de que varias personas salieran, finalmente pudo descender del tráiler.

En el compartimiento de carga viajaban 39 migrantes, entre ellos 28 hombres, siete mujeres y cuatro menores de edad, procedentes de México, Guatemala y El Salvador.

"Yo solo veía brazos saliendo de ahí. El conductor estaba ahí parado, sin importarle nada en el mundo", dijo el sargento Jerry Reyna al canal KSAT 12.

Agregó que los indocumentados tenían entre cuatro o cinco horas encerrados en la caja del tráiler.

El conductor, identificado como Drew Christopher Potter, de 33 años, fue detenido y acusado por un jurado federal de cuatro cargos de conspiración para el contrabando y el transporte de indocumentados.

Jerry Reyna dijo que el detenido aseguró que solo le habían pagado para conducir el camión a San Antonio y que desconocía que había personas en el área de carga. Sin embargo, el sargento le aseguró que los indocumentados lo reconocieron y que por lo tanto tenía testigos.