Reproducen piel de mujer quemada; usan sus células

El trasplante es histórico, tiene menos riesgos de rechazo o de infecciones y reducirá las tasas de mortandad; sustituirían los injertos de fallecidos.

Granada

Una joven con 70 por ciento de su cuerpo quemado recibió con éxito en España el primer trasplante en el mundo de piel humana fabricada con sus propias células, una patente pionera que combina ingeniería tisular y nanoestructuras para dar más elasticidad y permitir tratarla.

La mujer, de 29 años y quien sufrió las quemaduras por todo el cuerpo durante un accidente doméstico que se suscitó en abril, se convirtió en la primera receptora de este innovador trasplante que tiene varias ventajas a comparación de otros tratamientos que se utilizan actualmente, entre éstos evita rechazos, reduce las posibilidades de infecciones y aumenta la recuperación del paciente.

Este es el primer trasplante hecho a escala mundial que utiliza un modelo de piel fabricada a partir de las células del paciente y agarosa —una sustancia química obtenida de un alga marina que mejora la elasticidad de la piel artificial— que aumenta su grosor para poder manipularla y cumple los estándares europeos de fabricación de medicamentos.

En este tratamiento participaron varias instituciones españolas como el Departamento de Histoligía de la Universidad de Granada, la Unidad de producción Celular e Ingeniería Tisular del Complejo Hospitalario de Granada, y la Unidad de Gestión Plástica y Grandes Quemados del Hospital Virgen Rocío de Sevilla; la investigación duró aproximadamente 10 años y para lograrlo se contó con la participación de decenas de profesionales.

Propiedades de deformación

Con la investigación y desarrollo del proceso posibilitaron esta operación que mejora otros tipos de piel artificial que no se adaptaban a la normativa europea y con la que mejoran los resultados de la paciente, con un “pronóstico infausto” sin esta técnica.

Los responsables del equipo de 80 investigadores y sanitarios que posibilitaron el trasplante subrayaron que una de las características de esta nueva piel autóloga consiste en sus propiedades de deformación, que permiten tanto el manejo quirúrgico como adaptarse a las necesidades del paciente.

Es, además, el primer trasplante de estas características en personas que sufrieron graves y grandes quemaduras, ya que existen otras técnicas que se usan en Estados Unidos con piel artificial; sin embargo, se adecúan a pequeñas áreas quemadas y no se fabrican con las célula del paciente, por lo que genera rechazos y amplía las posibilidades de infección.

Procedimiento

En el trasplante, el equipo utilizó dos láminas de piel de la joven paciente que medían cuatro centímetros cuadrados  para fabricar 5 mil 900 centímetros que, en dos intervenciones, implantaron

El doctor Miguel Alaminos, uno de los participantes en el proceso, destacó, en una conferencia de prensa, que este trasplante representa un hito tras una década de trabajo de ingeniería tisular para crear este biomaterial con una estructura similar a la piel, gracias al que la paciente podrá recibir el alta médica dentro de aproximadamente un mes al presentar una evolución favorable.

La nueva patente permite generar piel con mayor resistencia al manipulado y a los cambios posturales, con más elasticidad y que evita infecciones y pérdida de líquidos.

Hasta el momento, las personas con quemaduras graves y extensas recibían injertos de piel de donaciones de fallecidos, trasplantes temporales con mayores riesgos tanto de rechazo como de infecciones, por lo que esta nueva técnica facilita la recuperación y reduce las tasas de mortandad.

 Destacaron que actualmente se fabrica piel para un segundo paciente con más de 70 por ciento de su superficie corporal quemada, que será intervenido en las próximas semanas.