Se repiten enfrentamientos entre manifestantes y la policía de Hong Kong

En la trifulca, decenas de antidisturbios emplearon porras y gas pimienta para hacer retroceder a la multitud, que se contaba por centenares, y que se protegía de la actuación policial con paraguas.

Hong Kong

Enfrentamientos entre la policía de Hong Kong y manifestantes prodemocráticos en el distrito de Mong Kok, volvieron a repetirse en la madrugada de hoy tras dos días de virulentos encontronazos entre ambas partes en los que 33 personas fueron detenidas y decenas resultaron heridas.

Pasada la media noche de ayer, (06:00 pm GMT), la Policía se enfrentó a los manifestantes pro-democracia que trataban de ampliar su asentamiento en la principal avenida del distrito- Nathan Road-, pasadas la media noche.

En la trifulca, decenas de antidisturbios emplearon porras y gas pimienta para hacer retroceder a la multitud, que se contaba por centenares, y que se protegía de la actuación policial con paraguas, un símbolo ya de estas protestas, que cumplen hoy 22 días y que han sido coloquialmente apodadas como la revolución de los paraguas.

El distrito de Mong Kok, ubicado en la península de Kowloon, se ha convertido desde el viernes en un campo de batalla entre Policía y manifestantes del movimiento Occupy sobre el control de varias de sus calles y el que hasta hoy se ha saldado con 33 detenidos y decenas de heridos de ambos bandos.

Los enfrentamientos comenzaron en la madrugada del viernes, cuando la Policía llevó a cabo una operación para despejar las calles de barricadas y devolver el tráfico a sus calles.

El dispositivo, en el que participaron cientos de agentes, se llevó a cabo en apenas dos horas y sin resistencia por parte de la mayoría de los manifestantes y permitió reabrir el tráfico en el distrito y devolver cierta normalidad a la zona.

Medio centenar de manifestantes que se resistieron a abandonar las calles quedaron reducidos en un pequeño tramo de la vía.

Sin embargo, a media noche del viernes, miles de personas volvieron a ocupar las calles de Mong Kok tras más de cuatro horas de virulentos encontronazos con la Policía quien optó por retirarse de varias zonas de la calle, en las que los manifestantes rápidamente comenzaron a construir barricadas.

El cara a cara sigue produciéndose pese a los infructuosos intentos por ambas partes de reducir la tensión en las calles de la ciudad, a la espera de que Gobierno y estudiantes puedan poner fin a las protestas mediante la vía del diálogo.