EU pide a Pekín renunciar a zona aérea en Mar de China oriental

La marina estadunidense desplegó en Okinawa a su nuevo avión de vigilancia y lucha antisubmarina mientras crece la tensión tras instaurar China una ZAI que comprende las islas Senkaku, controladas ...
Un avión militar estadunidense P-8A Poseidon despega de la estación naval NAS de Jacksonville, en Florida
Un avión militar estadunidense P-8A Poseidon despega de la estación naval NAS de Jacksonville, en Florida (AFP)

Washington

Estados Unidos llamó hoy a Pekín a renunciar a establecer una controvertida zona aérea de identificación (ZAI) en el mar de China oriental, afirmando que podía aumentar el riesgo de accidentes. "La posición del gobierno estadunidense es que no acepta las demandas de China", declaró la portavoz del Departamento de Estado Jennifer Psaki.

El 23 de noviembre, Pekín instauró una ZAI sobre una gran parte del mar de China oriental, entre Corea del Sur y Taiwán, que comprende un pequeño archipiélago controlado por Tokio, las islas Senkaku, que reivindican las autoridades chinas bajo el nombre de Diaoyu. Psaki observó que el anuncio había sido hecho "sin las consultas previas" y que la zona en cuestión se superponía a otras, declaradas por Japón y Corea del Sur.

"El hecho de que el anuncio de China haya provocado una confusión y aumentado el riesgo de accidentes no hace más que subrayar la validez de nuestras preocupaciones y la necesidad para China de renunciar a los procedimientos" de identificación, declaró a periodistas. "Este anuncio no modificará nuestras maniobras militares", insistió, haciendo referencia al sobrevuelo de la zona la semana pasada por dos bombarderos estadounidenses B-52, sin que Pekín hubiera sido notificado.

El viernes, Estados Unidos ya había afirmado que seguiría volando sus aparatos militares en la zona. Pero en cuanto a vuelos comerciales, el Departamento de Estado había adelantado que las compañías aéreas respetarían las instrucciones de los países concernidos. Este mensaje se da en momentos en que el vicepresidente estadunidense, Joe Biden, llegó a Tokio, en la primera etapa de una gira asiática que lo llevará también a Pekín y Seúl esta semana.

Mientras, la Marina estadunidense desplegó en Okinawa (Japón) su nuevo avión de vigilancia y de lucha antisubmarina, afirmó hoy una de sus responsables. Dos aviones P-8 Poseidon, que habían despegado el viernes de Florida (sureste de EU) aterrizaron en la base de Kadena, en la isla de Okinawa. A ellos se les sumarán otros cuatro aparatos en los próximos días, según esta funcionaria que se mantuvo en el anonimato.

El despliegue estaba "previsto desde hacía mucho tiempo" y tiene como objetivo reemplazar a los viejos P-3 Orion, según la misma fuente, quien precisó que este despliegue no está vinculado a la instauración por Pekín de una zona aérea de identificación (ZAI) sobre el mar de China Oriental. Pero al desplegar este material completamente nuevo, Washington aumenta sus capacidades en esta zona, que abarca las islas Senkaku, Diaoyu según la denominación china, en el centro de las tensiones entre Tokio y Pekín.

Construidos a partir de la estructura de un Boeing 737, los P-8 Poseidón disponen de una mayor autonomía y de un mayor radio de acción que el P-3 y cargan torpedos y misiles anti-naves. Japón, Corea del Sur y Estados Unidos movilizaron aviones la semana pasada en la zona aérea de identificación, sin informar a Pekín, para demostrar que no reconocían esta ZAI china, lo que determinó que Pekín enviara aviones caza al lugar e hiciera temer el riesgo de un incidente.