Renueva ‘premier’ japonés gabinete ante escándalos

Shinzo Abe lleva cuatro reformas en cinco años; nombra a nuevos responsables al frente de Exteriores y Defensa.
El mandatario busca recuperar la confianza de la gente.
El mandatario busca recuperar la confianza de la gente. (Kim Kyung-Hoo/Reuters)

Tokio

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, reorganizó su gobierno en un intento por recuperar la confianza hundida por los escándalos, con nuevos nombres al frente de Asuntos Exteriores y de Defensa, y sin tocar los cargos económicos clave. Abe confió la cartera de Defensa a Itsunori Onodera, una función que ya había ocupado en 2012, cuando Abe retomó el poder. El nuevo ministro sucede a Tomomi Inada, forzada a dimitir tras un caso de ocultación de documentos militares.

Fumio Kishida, que no desmereció en Relaciones Exteriores desde finales de 2012, será remplazado por Taro Kono. El premier japonés se queda sin embargo con sus dos colaboradores más fieles desde su vuelta al poder: el ministro de Finanzas y viceprimer ministro, Taro Aso, y el portavoz Yoshihide Suga.

Aso es el responsable de la estrategia económica conocida como Abenomics y deberá seguir adelante con las últimas fases de aplicación, de cuyo éxito dependen las opciones de seguir en el poder del Partido Liberal Demócrata en las próximas elecciones previstas para 2018.

Los dos nuevos ministros, Onodera y Kono, deberán asumir pesados asuntos, empezando por el problema de Corea del Norte, que amenaza a Japón con sus repetidos ensayos de misiles, y las discusiones relativas a China, Estados Unidos y Corea del Sur.

Aunque Abe considera indestructible la alianza con EU, existen diferencias con la administración del presidente  republicano Donald Trump, especialmente sobre las cuestiones comerciales.

La confianza en la gestión económica de Abe es la mayor ventaja del PLD y se ha visto sostenida por la estabilidad de la tercera potencia mundial, aunque la tardanza de Abenomics en ofrecer resultados concretos -sobre todo en lo que respecta al aumento de los salarios y de la inflación- genera cada vez más dudas.

El ministro de Comercio e Industria, Hiroshige Seko, que dirige esta cartera desde hace un año precisamente, también fue prorrogado.

En la remodelación japonesa destaca la escasa presencia femenina en el gabinete, representada únicamente por Seiko Noda en la cartera de Interior y Comunicaciones, y por Yoko Kamikawa en la de Justicia, lo que supone una mujer menos.

Esta reforma de Abe es la cuarta ejecutada en cinco años y tres legislaturas, y tiene lugar exactamente en la misma fecha que la realizada en 2016.