Festejan en Cuba la reapertura de embajada en EU

Cuba y Estados Unidos festejaron la reapertura de la embajada cubana en territorio estadunidense tras cinco décadas de diferencias ideológicas.

Washington/Habana

Cubanos se alistaron enfrente a la embajada estadunidense, para celebrar su reapertura, así como festejar que la embajada de Cuba en Estados Unidos también era reabierta tras casi cinco décadas de enemistades.

La embajada de Estados Unidos en Cuba fue construida en 1953, en la avenida del Malecón habanero, con una vista en dirección al vecino del norte, ya que en esas fechas Estado Unidos era considerado el mayor aliado del pueblo cubano. El presidente en turno, Fulgencio Batista, fue el encargado de mandar construir el edificio que albergaría la embajada estadunidense.

Hasta 1961 la bandera de EU fue retirada, cuando las relaciones entre estos dos países se rompieron, y el presidente estadunidense Dwight D. Eisenhower condenó a Cuba como el enemigo de la nación, debido a las expropiaciones del Gobierno revolucionario de Fidel Castro.

En un ambiente festivo entre el público asistente, se presentó hoy a la inauguración de la nueva embajada de Cuba en Estados Unidos. 

La mayoría de los 700 invitados y aquellos que quisieron ir a expresar su júbilo por la histórica fecha, esperaron durante más de dos horas, bajo temperaturas de al menos 32 grades centígrados, la entrada a la embajada cubana.

La casona de estilo clásico en el barrio de Meridian Hill, que fue construida en 1919 para albergar la primera embajada de Cuba en Washington, fue renovada para la ocasión y le fue colocado al frente un mástil en el que izó la bandera cubana.

“Somos admiradores de Cuba, nos hace muy feliz ver que el pueblo cubano se una al estadunidense, nos parece una alianza natural (.) es un momento muy importante”, dijo a Notimex Judy Byron, quien llegó con su esposo desde las 08:30 horas para presenciar la ceremonia desde la calle.

“Creo que la reanudación de relaciones diplomáticas ha sido atrasada por mucho, mucho tiempo (.) ya era hora y estoy muy feliz de que esté sucediendo”, dijo por su parte Rick Reinhard sentado en la acera.

Cientos de personas de ascendencia cubana corearon porras a Cuba y su gobierno y unas cuantas protestaron por casos de violaciones de derechos humanos, desde la acera de enfrente de la calle 16 que desemboca a la Casa Blanca.

En medio de consignas de “Cuba si, embargo no”, “Fidel amigo, el pueblo está contigo”, la multitud animó la espera.

El ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, acompañado de otros funcionarios cubanos, y la delegación estadunidense encabezada por la secretaria de Estado adjunta, Roberta Jacobson, salieron al frente de la ahora embajada cubana para izar la bandera, mientras los asistentes cantaron el himno nacional cubano.

"Es el primer paso y el más importante, Obama y Raúl ya tienen sus teléfonos no necesitan intermediarios”, dijo a Notimex Hugo Cancio, editor de la revista On Cuba que asistió como invitado a la ceremonia.

Apuntó que aquellos legisladores cubano-americanos que todavía se oponen a la normalización de relaciones entre los dos países, van a perder su escaño porque la nueva generación de cubanos en Estados Unidos apoya el cambio y quiere trabajar por el levantamiento del embargo económico a la isla.

“El presidente Castro no necesita de gobiernos centroamericanos o sudamericanos como intermediarios, el presidente Obama no necesita ir al exilio cubano para saber qué está pasando en Cuba", remarcó.

Una cubana-americana, que prefirió mantener su identidad en anonimato, portaba una pancarta para pedir la libertad del artista grafitero encarcelado conocido como “El sexto” desde diciembre del 2014, por hacer un “performance” en La Habana.

“Estoy aquí porque quiero que el mundo sepa que aunque Estados Unidos y Cuba tengan relaciones mientras no se hable del tema de derechos humano y civiles del pueblo cubano, la situación en Cuba no se va a mejorar”, remarcó la joven.

Danilo Maldonado fue arrestado por querer entrar a las instalaciones cubierto en pintura roja.

El manifestante indicó que protestó por el incremento de las violaciones de derechos humanos en la isla desde que “Obama hizo un pacto con la dictadura castrista”.

Asimismo el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, dio el lunes la bienvenida al "nuevo comienzo" de las relaciones entre Washington y La Habana, pero dijo que aún hay muchas diferencias entre las dos naciones y que la plena normalización será un proceso largo y complejo.

En un discurso preparado para una conferencia de prensa conjunta con el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, agregó que hay "mucho que ganar" al alentar los viajes y el libre flujo de información entre los países vecinos, así como con la reanudación del comercio y con los permisos para visitas familiares