Raúl Castro visita Rusia

La visita del presidente de Cuba es con motivo de la conmemoración del fin de la Segunda Guerra Mundial y refleja un acercamiento entre ambas naciones.

Mosú.

El presidente cubano, Raúl Castro, se reunió en Moscú con el primer ministro Dimitri Medvedev, en una visita que refleja el acercamiento de Cuba con Rusia. 

Castro llegó el martes a la capital rusa, invitado a la conmemoración el 9 de mayo del fin de la Segunda Guerra Mundial y de la victoria de los soviéticos y aliados sobre la Alemania nazi.

El presidente cubano, que realiza su tercera visita oficial a Rusia, es el primero en llegar de los invitados del Kremlin a los actos con motivo del 70º aniversario de este triunfo.

Su viaje coincide con el del presidente de la Duma (cámara baja del Parlamento), Sergei Narishkin, a La Habana. Castro celebrará además el 55 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas de la isla con Moscú.

El presidente cubano está acompañado por su ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, y por el titular de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Leopoldo Cintra, según la diplomacia cubana.

La entrevista de Castro con Medvedev tenía como objetivo conversar sobre las "perspectivas de acercamiento rusocubano".

El 9 de mayo "es una fecha muy importante y cuando nuestros amigos queridos nos visitan, nos parece muy bien", declaró Medvedev.

El presidente cubano se entrevistará con su homólogo ruso Vladimir Putin el jueves para hablar de "política, intercambios comerciales, cooperación económica y de temas regionales e internacionales", indicó un consejero del Kremlin, Iuri Ushakov.

Moscú y La Habana fueron estrechos aliados durante tres décadas antes de la caída de la Unión Soviética, en 1991. Las relaciones fueron relanzadas a fines de los años 2000.

El pasado verano, Putin anuló el 90% de la gigantesca deuda contraída por Cuba ante Moscú durante la época soviética, de unos 28 mil 100 millones de euros. Ahora, Cuba solamente tiene que devolver 3 mil 100 millones de euros en diez años, una suma que será posteriormente reinvertida por Rusia en la economía cubana.