Mata Estado Islámico a uno de los rehenes japoneses

El Gobierno de Japón expresó su condena por el audio colgado en internet del rehén japonés Kenji Goto en el que afirma que su compañero de cautiverio, Haruna Yukawa, fue ejecutado por los yihadistas.
El grupo yihadista amenazó con matar a Kenji Goto y Haruna Yukawa si Japón no pagaba 200 millones de dólares en un plazo máximo de 72 horas.
(AP)

Tokio

El Gobierno de Japón expresó hoy su condena ante el supuesto audio colgado en internet del rehén japonés Kenji Goto en el que afirma que su compañero de cautiverio, Haruna Yukawa, fue ejecutado por los yihadistas de Estado Islámico (EI).

EL primer ministro japonés, Shinzo Abe, calificó de "acto violento imperdonable" el asesinato de Yakawa y pidió la liberación inmediata de Goto.

El Gobierno de Japón ha convocado una reunión de emergencia en la sede del Ministerio de Exteriores, con la asistencia del primer ministro y otros miembros del Gabinete.

La reunión comenzó a la 01:10 horas local (16:10 GMT) con el fin de analizar la situación y estudiar medidas el respecto , y se espera que el primer ministro haga una declaración cuando finalice el encuentro.

En la grabación, difundida en Twitter por supuestos simpatizantes del EI y cuya autenticidad no pudo ser comprobada, aparece una fotografía de Goto sosteniendo una instantánea de Yukawa, presuntamente degollado, que acompaña el audio.

Durante su supuesta alocución, que, según el EI, ha sido recibida por el Gobierno nipón y la familia de Goto, el periodista secuestrado explica en inglés que lo que enseña es una fotografía de Yukawa "asesinado en la tierra del califato islámico".

La madre de Goto, Junko Ishido, dijo tras conocerse la noticia que en el audio a su hijo "se le nota nervioso ante la proximidad de su ejecución" y aseguró que "no se puede ser optimista" ante este situación.

Ishido, de 78 años, hizo ayer viernes un llamamiento ante los medios para pedir la liberación de su hijo, coincidiendo con el final del ultimátum dado por el grupo yihadista para su ejecución.

En un vídeo publicado en internet el pasado martes, un supuesto miembro de Estado Islámico dio un plazo de 72 horas al Gobierno de Japón para pagar 200 millones de dólares y evitar la ejecución de dos rehenes.

Los dos japoneses en manos del grupo yihadista fueron identificados como Kenji Goto, un conocido periodista freelance de 47 años, y Haruna Yukawa, un hombre de 42 años que viajó a Siria aparentemente para montar una empresa de seguridad y que acabó uniéndose a un grupo rebelde sirio.