Grupo radical toma como rehén a fiscal en Estambul

La policía informó que está tratando de negociar con los extremistas para que ninguna persona resulte lesionada.
Mehmet Selim Kiraz es el fiscal que tomaron como rehén.
Mehmet Selim Kiraz es el fiscal que tomaron como rehén. (AP)

Estambul

Miembros de un grupo de izquierda tomaron como rehén a un fiscal en sus oficinas en Estambul, Turquía, reportó la prensa local. La policía informó que los negociadores están hablando con dos de los militantes con el objetivo de poner fin a la crisis.

"No hay problema con ninguno de nuestros colegas. Nuestros negociadores y Umit Kocasakal, el jefe de la Barra de Abogados de Estambul, están hablando con los militantes" informó el jefe de policía de la ciudad Selami Altunok.

"Estamos tratando de resolver esto sin que nadie resulte herido", agregó.

En el lugar se registraron disparos, según la agencia privada Dogan, la cual agregó que fuerzas especiales ingresaron al edificio, el cual fue desalojado. No estaba claro cómo habían logrado los asaltantes introducir sus armas en el edificio del tribunal.

El fiscal retenido es Mehmet Selim Kiraz, según la agencia estatal Anadolu y la televisora estatal, TRT. Es el procurador que investiga la muerte de un adolescente, que fue golpeado por una lata de gas lacrimógeno de la policía durante protestas antigubernamentales en el país en 2013.

Un sitio web cercano al grupo izquierdista DHKP-C indicó que los integrantes de la organización tomaron como rehén al fiscal al mediodía y habían dado a las autoridades tres horas para cumplir cinco demandas, entre ellas que policías sean responsabilizados por la muerte del muchacho.

El grupo también exige que los policías sean juzgados por cortes "del pueblo" y que los tribunales suspendan los procesos o investigaciones contra personas que participaron en manifestaciones donde se denunció la muerte del joven. El sitio web mostraba la foto de alguien apuntando un arma a la cabeza de una persona con carteles del grupo de fondo.

El gobierno turco, Estados Unidos y la Unión Europea consideran al DHKP-C, que busca un estado socialista, como grupo terrorista.

La organización ha realizado ataques esporádicos, incluyendo un atentado suicida contra la embajada estadounidense en 2013 que mató a un guardia. El grupo era más activo en los años 70.