Líderes mundiales piden regular mercados de drogas ilícitas

"La regulación significa tomar el control para que los gobiernos, y no los criminales, tomen la decisión sobre la disposición", indica la Comisión Global de Políticas sobre Drogas.
Zedillo afirmó que “las políticas sobre drogas basadas en enfoques de salud prueban de manera constante ser menos costosas
Zedillo afirmó que “las políticas sobre drogas basadas en enfoques de salud prueban de manera constante ser menos costosas (Especial )

Nueva York

La Comisión Global de Políticas sobre Drogas, formada por ex presidentes y líderes mundiales, llamó a regular los mercados de las drogas ilícitas en general, comenzando con la mariguana, la hoja de coca y las sustancias psicoactivas.

En un informe difundido en Nueva York, los 22 líderes agrupados en la comisión expresaron que se deben "permitir y alentar diversos experimentos en regular legalmente los mercados de drogas que son actualmente ilegales".

Apuntaron que los experimentos podrían comenzar con cannabis, hoja de coca y "nuevas sustancias psicoactivas", pero que deben extenderse a otras drogas que actualmente son ilegales, y cuyo acceso debe ser legal aunque restringido.

Forman parte de la Comisión los ex presidentes César Gaviria, de Colombia; Ernesto Zedillo, de México; Fernando Henrique Cardoso, de Brasil; Ricardo Lagos, de Chile; Jorge Sampaio, de Portugal; Aleksander Kwasniewski, de Polonia, y personalidades como el escritor peruano Mario Vargas Llosa

"Finalmente, la manera más efectiva de reducir el extenso daño del régimen de prohibición global de las drogas y avanzar en las metas de la salud y seguridad públicas es poner las drogas bajo control mediante una regulación legal responsable", asentó con el informe.

Titulado "Tomando control: caminos hacia políticas sobre las drogas que funcionen", el informe señaló que "hay un imperativo de salud para regular legalmente las drogas, no porque sean seguras, sino precisamente porque son peligrosas y suponen serios riesgos".

Aclaró que explorar modelos regulatorios no significaría que todas las drogas estén disponibles, sino que debe mantenerse, también como un imperativo de salud, la prohibición a las drogas más potentes y de mayor riesgo, como el crack o el krokodil.

"La regulación significa tomar el control para que los gobiernos, y no los criminales, tomen la decisión sobre la disposición y la no disposición de las diferentes sustancias en diferentes ambientes", indica el informe, que será presentado de manera formal este martes en Nueva York.

En un comunicado de prensa que acompañó el informe, el ex presidente Zedillo afirmó que "las políticas sobre drogas basadas en enfoques de salud prueban de manera constante ser menos costosas y más efectivas que la criminalización y la encarcelación".

Asentó además que la despenalización del consumo de drogas es un paso crucial para crear políticas más racionales, aunque no es suficiente, debido a que se necesitan reformas institucionales y legales tanto a nivel nacional como internacional.

Las reformas "son necesarias para permitir a gobiernos y sociedades crear políticas para regular el abasto de drogas con un criterio médico riguroso, si es que la maquinaria del crímen organizado que se beneficia del tráfico de drogas pretende ser realmente desmantelada", aseguró.

Además de la regulación de los mercados de las drogas ilegales, el informe incluye otras seis recomendaciones, como poner la salud y la seguridad de la comunidad por delante de las políticas punitivas.

Otras sugerencias son asegurar el acceso igualitario a medicamentos esenciales, en particular los opiáceos; detener la criminalización de las personas por uso y posesión de drogas y evitar los tratamientos obligatorios.

La comisión también propone experimentar con alternativas a la encarcelación por ofensas no violentas relacionadas con drogas, y enfocarse en reducir el poder de los grupos criminales y la violencia desatadas por la competencia entre ellos.

Asimismo, recomienda sacar provecho de la sesión de alto nivel sobre las drogas programada en la Asamblea General de la ONU en 2016.

Kofi Annan, exsecretario general de la ONU e integrante de la Comisión, comentó que es preciso que las políticas sobre las drogas estén basadas en evidencias sobre lo que en realidad ha dado resultados, en vez de la criminalización sin alternativas de tratamiento o prevención.

"Los hechos hablan por sí mismo. Es momento de cambiar el curso", enfatizó Annan.