Profesores aprobarán a alumnos que marchan

Un debate se abrió sobre cómo calificar a los estudiantes que protestan contra la impopular ley laboral.
Iniciativa del socialista François Hollande favorece a empresas, dicen.
Iniciativa del socialista François Hollande favorece a empresas, dicen. (Stephane Mahe | Reuters)

París

La polémica se ha instalado en Francia sobre la postura de muchos profesores que consideran que el estudiantado, movilizado o no contra la ley del trabajo, no debe ser penalizado.

El tema domina en la Universidad París 8, en Saint Denis, de cara a las evaluaciones del segundo semestre. A reserva de la dirección de la universidad, a cargo de la historiadora Danielle Tartakowsky, profesores y alumnos divergen sobre las soluciones, en ese establecimiento en el corazón del movimiento de protesta contra la ley del trabajo del presidente François Hollande.

¿Qué notas dar a los estudiantes cuya vida está marcada, desde marzo, por las asambleas generales, los bloqueos, los cursos suprimidos o cambiados, lo que ha hecho imposible la organización de parciales en algunas disciplinas? Una reunión prevista esta semana busca resolver los desacuerdos.

En el Departamento de Cine, los cursos fueron reemplazados por un ciclo de proyecciones de filmes políticos y debates, y de rondas de cortometrajes estudiantiles sobre la movilización. A falta de poder organizar los parciales, los profesores del departamento, muy involucrados en favor del movimiento, se han planteado cómo calificar el trabajo de los estudiantes de licenciatura y maestría.

Así, anunciaron el 22 de abril haber renunciado a calificarlos, considerando que no estaban en capacidad de "evaluarlos en forma equitativa", habiendo una "ruptura de la igualdad" entre los estudiantes huelguistas y los no huelguistas, por lo cual los cursos fueron anulados.

Los profesores de cine decidieron que los estudiantes obtendrían automáticamente una nota de 16 sobre 20 en la mayoría de las materias, a excepción de los trabajos "ligados directamente o indirectamente al proyecto individual", tales como las memorias de licenciatura o de maestría, y los informes de prácticas. Los profesores aseguran, sin más detalles, que "las modalidades de excepción no van a desvalorizar el diploma".

Una lógica idéntica ha prevalecido en el Departamento de Filosofía, que depende de la misma Unidad de Formación y de Investigación (UFR): los profesores han previsto dar una nota de oficio promedio, que puede ser mejorada con la presentación de un ensayo si los estudiantes lo desean.

En el Departamento de Ciencias Políticas, los profesores invitaron a su vez a los estudiantes a entregar un trabajo ligado a la actualidad, aunque han mantenido los parciales, las prácticas y la entrega de trabajos. "Por la cantidad de alumnos, no tenemos la misma flexibilidad que otras carreras", explica Violaine Roussel, codirectora del área.

Pero las decisiones en Cine y Filosofía no son compartidas por la directora Tartakowsky, para quien no se trata de atribuir notas mínimas o universales. "No validaré las calificaciones que sean atribuidas de oficio", dijo en entrevista. "No se le hace ningún servicio a los estudiantes entregándoles un pedazo de papel que no se corresponde con el control de los conocimientos".

En otras universidades muy movilizadas también como Rennes 2, Jean-Jaurès de Toulouse (ex-Le Mirail) o Lille 1, los estudiantes han pedido, sin éxito, la validación automática del semestre.