Al menos 13 reclusos muertos y 145 intoxicados en cárcel venezolana

Los internos se rebelaron e ingirieron de forma descontrolada fármacos tras asaltar el área de enfermería, la farmacia y los talleres, en una prisión de Uribana, en el estado de Lara, ONG eleva ...
Familiares de presos fallecidos en la revuelta esperan en la ciudad de Barquisimeto, a 250 km al suroeste de Caracas
Familiares de presos fallecidos en la revuelta esperan en la ciudad de Barquisimeto, a 250 km al suroeste de Caracas (AFP)

Caracas

Al menos trece reclusos fallecieron y otros 145 eran atendidos tras intoxicarse con medicamentos en una cárcel en Uribana (Lara, suroeste) durante una protesta, informó esta noche el gobierno venezolano, en una nueva tragedia en un país azotado por la violencia carcelaria.

Sin embargo, fuentes policiales y activistas de derechos humanos consultados por la AFP más temprano aseguraron que eran al menos 21 los reclusos muertos -17 los confirmados desde la policía- por la intoxicación.

"Informamos del lamentable deceso de trece internos", indicó un comunicado del ministerio de Servicios Penitenciarios, agregando que "producto de la ingesta descontrolada" de "fármacos como antibióticos, antiepilépticos, antihipertensivos y alcohol absoluto, resultaron intoxicados un grupo de 145 privados de libertad" que están siendo atendidos por personal médico.

La Fiscalía venezolana designó un equipo de varios fiscales y expertos en criminalística para investigar la muerte de los reclusos. El suceso ocurrió durante una huelga de hambre y protesta de los reclusos del Centro de Reclusión David Viloria (conocido como cárcel de Uribana), por lo que calificaban como tratos inhumanos y violaciones a los derechos humanos por parte de las autoridades penitenciarias.

Según el parte oficial, "un grupo de internos se declaró en huelga de hambre desde el pasado lunes para exigir la destitución de un funcionario ministerial de quien presumían había sido nombrado director del centro". "A las 08:30 horas (13:00 hora GMT) se tornaron violentos y comenzaron a romper las paredes y las puertas de las áreas de reclusión, por lo que de inmediato se pidió apoyo de la Guardia Nacional", indica el ministerio.

Según el ministerio, los reclusos "en situación de insubordinación procedieron a asaltar el puesto de salud e ingresaron violentamente al área de enfermería; asaltaron la farmacia y los talleres, procediendo a ingerir múltiples fármacos".

Según había informado a la AFP Humberto Prado, director de la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), en los centros de salud de Lara hay 17 reclusos fallecidos, pero agregó que en Maracay (Aragua, suroeste) había otros cuatro reos muertos, quienes habían sido trasladados desde Uribana a la cárcel de Tocorón y que también se habían intoxicado con la ingesta de los medicamentos.

Prado destacó entonces: "No se conoce la situación médica de otros presos trasladados a otros dos penales en los estados Portuguesa y Guárico (suroeste)".

Crisis carcelaria

El último informe semestral de la ONG pone de manifiesto la crisis carcelaria que azota al país caribeño, uno de los más violentos del mundo, donde en la primera mitad de 2014 murieron 150 reclusos en distintos episodios de violencia -como reyertas o motines- en varios centros.

En concreto, el informe señala que los principales problemas que afectan a las cárceles de Venezuela son un hacinamiento de 190% y que los presos viven en condiciones insalubres y de desnutrición.

Desde 2011, el gobierno del entonces presidente Hugo Chávez, hoy fallecido, implementó un plan de humanización penitenciaria para mejorar las condiciones de vida en las prisiones, lograr el desarme de los reos y agilizar sus procesos judiciales, todas políticas continuadas por su sucesor Nicolás Maduro.

Sin embargo, las prisiones de Venezuela son escenario de violencia y en muchos casos están controladas por bandas de reclusos fuertemente armados, que constantemente generan enfrentamientos internos.

En el primer semestre de 2014, la población carcelaria sumó 55,007 personas --contra una capacidad instalada de 19 mil--, de la cual el 64.56% aún se encontraba en proceso, 31.58% ya había sido sentenciada y el resto se encontraba bajo otros regímenes.

Esta madrugada, un grupo de 41 hombres detenidos por delitos como homicidio, secuestro y robo se fugó por "un boquete en las paredes de los calabozos" de un centro de detención provisional localizado en las afueras de Caracas, informó la Fiscalía en una nota de prensa.