Aeropuerto de Bruselas reabrirá parcialmente mañana

El director del lugar, Arnaud Feist, anunció que se iniciarán operaciones con tres vuelos que tendrán como destino las ciudades de Faro, Atenas y Turín.
Imagen del aeropuerto de Zaventem en Bruselas luego de la explosión que mató e hirió a decenas de personas.
Imagen del aeropuerto de Zaventem en Bruselas luego de la explosión que mató e hirió a decenas de personas. (AP)

Bruselas, Bélgica

El aeropuerto de Bruselas volverá a abrir el domingo, doce días después de los sangrientos atentados en la capital belga, con tres vuelos de la compañía Brussels Airlines, anunció el director del lugar, Arnaud Feist.

"A partir de mañana domingo, el Aeropuerto de Bruselas será parcialmente operacional. Recibiremos hoy la autorización oficial" declaró en rueda de prensa Feist, quien expresó su esperanza de que esa reapertura represente "una señal de esperanza".

Los tres primeros vuelos partirán a Faro, Atenas y Turín y serán operados por Brussels Airlines, el cliente más importante del aeropuerto Internacional de Zaventem.

Feist señaló que Brussels Airport ha tomado de manera consciente la decisión de retomar las operaciones con una oferta inicial "limitada", que irá aumentando gradualmente.

El objetivo de la compañía es volver a la capacidad máxima antes de las vacaciones de verano, es decir "a finales de junio, principios de julio", explicó el consejero delegado del aeropuerto.

Feist explicó que el aeropuerto solo será accesible en coche o en taxi durante los primeros días y que otros métodos de transporte seguirán cuanto antes.

Todos los vehículos, ya sean privados o taxis, deben hacer uso del aparcamiento P2 y desde allí acceder a la infraestructura temporal del aeropuerto al lado del denominado conector.

Habrá un control aleatorio de los vehículos que se acerquen al aeropuerto, indicó por su parte un representante de la Policía.

"Solo pasajeros desde el aparcamiento tendrán acceso" al aeropuerto, indicó el máximo responsable del aeropuerto, donde serán instalados detectores de metal y de rayos X y escáneres a los que se tendrán que someter "todos los pasajeros" y del equipaje.

La policía efectuará un "precontrol" sistemático para controlar los pasajes de viaje y los documentos de identidad.

La facturación se efectuará en mostradores de las aerolíneas en una zona especial del conector, después los pasajeros pasarán a una construcción terminal donde se escaneará sus equipajes de mano, entre otras cosas, antes de pasar al área de embarque.

Los pasajeros que aterricen en Bruselas, podrán recuperar sus equipajes en la zona de recogida habitual, indicó Feist.

El consejero delegado del aeropuerto explicó además que la próxima fase para la compañía es comenzar los trabajos de renovación de la terminal donde tuvieron lugar dos explosiones cuando se hicieron saltar por los aires dos kamikazes.

Esa renovación incluirá nuevas medidas de seguridad y una nueva "arquitectura", dijo el consejero delegado, quien agradeció a las aerolíneas que hayan puesto a disposición de los pasajeros soluciones alternativas en los últimos 12 días en aeropuertos regionales como Amberes, Lieja o Charleroi.