• Regístrate
Estás leyendo: Queman tres iglesias en Chile tras llegada del papa
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 09:24 Hoy

Queman tres iglesias en Chile tras llegada del papa

Francisco pide perdón por los casos de curas pederastas y dice sentir “dolor y vergüenza” por “los daños irreparables”; se reúne en privado con víctimas de esos sacerdotes.

Publicidad
Publicidad

Tres iglesias católicas fueron objeto de ataques incendiarios en Chile la madrugada de ayer, horas después de la llegada del papa Francisco a ese país, informaron fuentes oficiales. La policía investiga los incendios con el objetivo de localizar a los autores.

Con esos hechos, suman nueve las capillas católicas que han sido blanco de ataques incendiarios o explosivos desde la semana pasada en Chile.

PUNTOS DE VISITA

Dos de los ataques afectaron templos católicos en la localidad de Cunco, en la región de La Araucanía, a 700 kilómetros de Santiago, que resultaron totalmente consumidos por las llamas, dijo a radio Cooperativa Pablo Oackley, comandante del Cuerpo de Bomberos de la localidad.

Las capillas “estaban en el sector de Lagunillas y en Río Negro y las llamas comenzaron de forma simultánea en ambos lugares... Las capillas se consumieron absolutamente, no quedó ningún vestigio, así que será difícil poder determinar el origen y causa del incendio”, añadió Oackley.

En la zona de La Araucanía actúan grupos radicalizados en el contexto del llamado conflicto mapuche, que desde hace décadas enfrenta a comunidades indígenas que reclaman tierras ancestrales con empresas forestales o agrícolas.

El papa Francisco, que inició actividades en Santiago durante el primer día de su gira por Chile y Perú, viajará el miércoles a La Araucanía, donde encabezará una misa masiva en Temuco, la capital de la región.

En Puente Alto, un municipio aledaño a Santiago, otro ataque incendiario afectó la parroquia Madre de la Divina Providencia, que resultó con daños de consideración, de acuerdo con las autoridades.

Según vecinos del sector, cinco personas lanzaron bombas incendiarias hacia la puerta exterior del inmueble, además de quemar una bandera chilena y otra del Vaticano.

Otros cuatro templos fueron atacados con bombas incendiarias o explosivas en la madrugada del viernes 12 de enero, en rechazo a la visita papal a Chile, donde Francisco también visitará la ciudad de Iquique, al norte, el próximo jueves.

En esa ocasión los autores de los ataques amenazaron expresamente al pontífice, informó la policía. “Papa Francisco, las próximas bombas serán en tu sotana”, decía un panfleto encontrado junto a una de las iglesias atacadas en el municipio de Estación Central, en Santiago.

En sus primeras palabras en Chile, Francisco pidió perdón y dijo sentir “dolor y vergüenza” por “los daños irreparables” causados a niños víctimas de los abusos sexuales por parte del clero.

“Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir”, señaló Francisco.

ABOGA POR MAPUCHES

En un momento de duras reivindicaciones por parte del pueblo mapuche, Francisco comenzó su agenda oficial con el discurso a las autoridades chilenas, a quienes pidió que escuchen a los pueblos originarios “frecuentemente olvidados y cuyos derechos necesitan ser atendidos y su cultura cuidada, para que no se pierda la identidad y riqueza de esta nación”.

Respecto al conflicto entre mapuches y empresarios, Francisco entró de lleno en el problema de la explotación de los recursos naturales cuando citó su encíclica Laudato Si y destacó que “la sabiduría de los pueblos originarios puede ser el gran aporte... de ellos podemos aprender que no hay verdadero desarrollo en un pueblo que da la espalda a la tierra”.

Después del almuerzo, el pontífice se encontró en la nunciatura de Santiago con víctimas de sacerdotes pederastas, con quienes se reunió por media hora, informó el portavoz vaticano Greg Burke.

El encuentro fue con un pequeño grupo y tuvo lugar en forma privada, sin que asistiera otro representante de la Iglesia. “Solo el papa y ellos. De este modo han podido contar sus sufrimientos, que les ha escuchado y orado con ellos”, explicó el portavoz.

Burke no quiso dar detalles de los casos de pederastia ni de las víctimas, con el objetivo de respetar su privacidad.

A pesar del acercamiento, activistas siguen pidiendo la destitución del obispo chileno de Osorno, Juan Barros, que fue nombrado por el papa argentino, debido a sus supuestas vinculaciones con el encubrimiento de abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.