Protestas en fábrica de llantas suben de tono

Tras liberar a dos de los directivos que mantenían retenidos, trabajadores de la empresa Goodyear queman neumáticos, en protesta por el cierre de la planta.
Las protestas en contra del cierre de la empresa han sudio de tono
Las protestas en contra del cierre de la empresa han sudio de tono (AFP )

París

La policía francesa liberó hoy a los dos directivos de la fábrica de neumáticos Goodyear Amiens-Nord, en el noroeste del país, a quienes sus empleados mantenían retenidos desde ayer para reclamar la negociación de las condiciones de despido de la plantilla.

En tanto, los trabajadores que luchan contra el cierre de la planta incendiaron algunos neumáticos para protestar.

El director de recursos humanos, Bernard Glesser, y el jefe de producción de la planta, Michel Dheilly, abandonaron la fábrica escoltados por policías y en medio de un fuerte ajetreo pero sin incidentes.

Instantes después, portavoces del sindicato CGT anunciaron a la prensa la ocupación de la planta para "negociar" una mejora en las condiciones de despido.

"Simplemente queremos una negociación sobre las condiciones de despido", declaró a los medios de comunicación Mickael Wamen, uno de los delegados sindicales, que anunció la ocupación de la fábrica y avisó de que "el festival va a comenzar".

Los trabajadores retuvieron ayer, lunes, por la mañana a los dos directivos para forzar una negociación que les permitiera obtener mejores condiciones de despido para los 1.200 empleados, cuyos puestos de trabajo están amenazados.

La dirección de Goodyear anunció a finales de enero de 2013 su intención de cerrar la fábrica de Amiens-Nord.

El pasado noviembre la empresa estadounidense Titan International se mostró dispuesta a salvar la planta, con la condición de que se despidiera a todos los trabajadores, aunque posteriormente propuso asumir la producción de neumáticos agrícolas, que garantizaría algo más de 300 de los 1.200 empleos de la fábrica.

Sin embargo, el potencial comprador estadounidense puso como condición que los trabajadores y la dirección se pusieran de acuerdo sobre las condiciones de cierre de la planta.