• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué tanto cambió Ferguson tras la muerte de Brown?
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 15:25 Hoy

¿Qué tanto cambió Ferguson tras la muerte de Brown?

Con el nombramiento de un nuevo jefe de policía y otros funcionarios locales afroamericanos se ha tratado de recuperar la confianza de una comunidad golpeada por los conflictos raciales.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Hace poco más de un año, Ferguson, Missouri, era un suburbio tranquilo de clase obrera. La difícil relación entre la creciente población afroamericana y la policía, en su mayoría blanca, apenas ocupaba titulares en la prensa local, pero todo cambió el 9 de agosto de 2014, cuando el entonces policía Darren Wilson mató a disparos a Michael Brown, un joven afroamericano desarmado.


Antes de que esto ocurriera, cualquier búsqueda en internet con la palabra Ferguson arrojaba resultados relacionados con personajes con ese apellido: actores como Niall Ferguson o Jesse Tyler Ferguson, el presentador Craig Ferguson, el entrenador del Mancheester United Alex Ferguson o hasta la cantante Fergie.

Ahora es distinto. Al parecer la búsqueda con esta palabra agrupa una sola cosa: las protesta contra el abuso policial y los consecuentes disturbios y violencia.

Renovación

Este año el gobierno federal emitió un informe tan crítico del sistema de policía y la corte municipal de Ferguson que detonó grandes cambios en esta ciudad de 21 mil personas, dos tercios de ellas afroamericanas.

El resultado es que sus líderes reflejan cada vez más la demografía de la ciudad.

La ciudad tiene hoy un nuevo jefe de policía, un nuevo administrador y un nuevo juez municipal, todos afroamericanos que sustituyeron a funcionarios blancos.


Thomas Jackson renunció en marzo en medio de señalamientos de una generalizada discriminación racial en todo el departamento de policía. A penas el mes pasado se designó a un nuevo jefe interino: André Anderson.

Pocos días después del informe federal, altos funcionarios de la ciudad renunciaron. La ciudad eligió un nuevo juez, un nuevo administrador de la ciudad y un nuevo jefe de policía, todos de forma interina. Dos de los tres concejales elegidos en abril también son negros, por lo que los negros tienen ahora tres de los seis escaños, en comparación con un solo asiento antes de la elección.

La ciudad ha hecho prioritario reclutar más policías de minorías, un proceso que definitivamente no será inmediato. Cuando ocurrieron los disparos, solo tres de 53 policías de Ferguson eran afroamericanos. Ese departamento tiene ahora cinco afroamericanos entre un total de 50 agentes.

Pocas semanas después de la muerte de Brown, la policía de Ferguson comenzó a usar cámaras corporales donadas a la ciudad. Se han tomado medidas para establecer una junta ciudadana que supervise a la policía. Las reformas en el departamento de policía y los tribunales municipales han dado lugar a un menor número de paradas de tráfico y menos multas, aunque eso también ha asestado un golpe duro al presupuesto de la ciudad.


Mayor inclusión

El alcalde de Ferguson, James Knowles III, reconoció que los hechos ocurridos después de la muerte de Brown expusieron fisuras que habían existido por mucho tiempo.

"Por alguna razón previa —ya sea por falta de comunicación o falta de divulgación— había sectores de la comunidad que realmente se sentían aislados, que realmente no eran parte de la comunidad", dijo Knowles, quien es blanco. "Creo que un año después lo que vemos es una comunidad que está mucho más comprometida, totalmente comprometida".

Adrian Shropshire, un carpintero jubilado de 62 años, y muchos otros residentes de Ferguson aplauden los cambios, especialmente los destinados a reformar la fuerza policial.

"Cuando se trata de la comunidad y su policía, los dos hemos cometido errores", dijo Shropshire, quien dirige una organización de capacitación sin fines de lucro. "La mayoría de los conflictos comienzan con el no escuchar. Todo el mundo está escuchando ahora".

“Black Lives Matter"

La balacera también originó el movimiento "Black Lives Matter" ("Las vidas de los negros importan"), el cual se extendió por todo Estados Unidos e incluso otros países. Miles de personas salieron a las calles de las principales ciudades del país para alzar la voz por Brown y por todos los afroamericanos víctimas del abuso policiaco.


La muerte de Michael Brown hizo que las autoridades voltearan a ver otros casos de afroamericanos, como el de Eric Garner, quien murió en julio de 2014 en Nueva York, luego de que un policía lo sometió contra el suelo presionándole el cuello piso dificultando su respiración (I can’y breath).

Este abril de este año, la muerte de Freddie Gray en Baltimore, Maryland, a causa de las graves lesiones sufridas durante su traslado hacia una estación de policía, provocó no menos de lo que la muerte de Brown: cientos de personas salieron a las calles a manifestarse, las protestas se tornaron violentas y hubo decenas de heridos y detenidos durante los disturbios, se declaró estado de emergencia y se desplegó a la Guardia Nacional.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.