Miles protestan en Yemen tras renuncia de presidente

Cerca de 20 mil personas protestaron contra los rebeldes chiíes que controlan la capital Saná, luego de la dimisión del mandatario Abed Rabdo Mansur Hadi, el jueves.
Cerca de 20 mil personas marcharon por la capital de Yemen y se reunieron ante la casa del presidente Abed Rabbo Mansur Hadi, que dimitió el jueves.
Cerca de 20 mil personas marcharon por la capital de Yemen y se reunieron ante la casa del presidente Abed Rabbo Mansur Hadi, que dimitió el jueves. (AP)

Saná, Yemen

Decenas de miles de personas se manifestaron hoy en Yemen contra los rebeldes chiíes que controlan la capital, en medio de un vacío de poder en un país donde opera una filial de al-Qaida considerada por Estados Unidos como la más peligrosa del mundo.

Cerca de 20 mil personas marcharon por la capital, Saná, donde los manifestantes se reunieron ante la casa del presidente Abed Rabbo Mansur Hadi, que dimitió el jueves junto con su gabinete. Se produjeron algunas escaramuzas con cuchillos y palos en la protesta más numerosa desde que los rebeldes, conocidos como hutíes, irrumpieron en la capital en septiembre.

Los manifestantes portaron carteles y entonaron lemas en los que denunciaron a los rebeldes y exigieron la reposición del presidente.

"¡Hutíes agresores, fuera de la capital!" y "Hadi, Hadi, regresa; tu pueblo se despierta", repitieron los manifestantes en coro. Uno de sus lemas acusó a los hutíes, que adhieren a una secta del chiismo, de depender de Irán; otro dijo que los hutíes estaban aliados con el predecesor de Hadi, el autócrata Alí Abdalá Salé.

Funcionarios de seguridad que hablaron con la condición del anonimato por no estar autorizados a informar a la prensa dijeron que decenas de miles de personas participaron en manifestaciones en las ciudades de Taiz, Ibb y Dhamar con reclamos similares.

Funcionarios de seguridad dijeron que hutíes armados realizaron disparos a los manifestantes en la ciudad portuaria de Hodeida, hiriendo a tres personas.

En Dhamar, los manifestantes formaron una cadena humana para exigir "la restauración del Estado". Muchos en el país acusaron a los hutíes de haber asestado un golpe de Estado.

Los hutíes, que dicen luchar contra la corrupción, señalaron en un comunicado el viernes por la noche que trabajarán en busca de una transferencia democrática del poder tras las renuncias.

Los hutíes, que se apoderaron de varias ciudades en su marcha hacia el sur desde mediados del año pasado, buscan una mayor representación en los ministerios del gobierno y un comité para reescribir la Constitución nacional.

Ahora encaran presiones crecientes y divisiones internas y hay indicios de que podrían aceptar que Hadi se mantenga como presidente figurativo.

Ali al-Bukhaiti, un miembro prominente del brazo político del grupo, renunció el viernes por lo que consideró una peligrosa polarización política que podría fragmentar el país. Se ofreció a oficiar como mediador entre los bandos enfrentados.

El parlamento nacional se reunirá el domingo para considerar la renuncia de Hadi. De ser aceptada, o en caso de que Hadi se niegue a gobernar, el cargo debe pasar al presidente del parlamento Yahia al-Rai, estrecho aliado de Salé.