Miles piden la dimisión del primer ministro de Malasia

Najib Razak, cuyo partido gobierna desde 1957, está implicado en un escándalo de corrupción por el desvío de unos 700 millones de dólares de un fondo estatal de inversiones a sus cuentas privadas.

Kuala Lumpur

Miles de malasios se manifestaban este domingo en Kuala Lumpur, por segundo día consecutivo, para reclamar la dimisión del primer ministro Najib Razak, sospechoso de malversación de fondos y cuyo partido lleva 58 años en el poder.

Muchos manifestantes, que vestían camisetas amarillas de la plataforma cívica Bersih -convocante de la protesta-, despertaron en las calles de la capital tras haber acampado durante toda la noche, y retomaron la movilización mezclando discursos, cánticos y oraciones en un ambiente festivo.

Por la tarde, la afluencia parecía menor que la del sábado, cuando los organizadores afirmaron que habían reunido a 200 mil personas, muchas más que las 29 mil que censaba la policía.

"Esperamos tener a tanta gente como ayer y enviar el siguiente mensaje al gobierno: mienten, roban e intimidan desde hace demasiado tiempo, y la gente ya no puede aceptar eso", declaró un manifestante, el abogado Simon Tam.

La manifestación se ha llevado a cabo sin incidentes, pese a que las autoridades la habían prohibido tras bloquear la página web de Bersih (palabra que significa "limpio" en malayo), una alianza de ONG, reformistas y activistas por los derechos humanos.

Las protestas contra el primer ministro estallaron, sobre todo, a raíz del enorme escándalo financiero que afecta a la sociedad pública 1Malaysia Development Berhad (1MDB), creada por iniciativa de Najib Razak a su llegada al poder en 2009.

La compañía tiene hoy una deuda de unos 11.185 millones de dólares, de los que se sospecha que malversó unos 715 millones.

También se celebraban manifestaciones en otras ciudades del país, según la agencia de prensa pública Bernama, que informó del arresto de 12 participantes que llevaban la camiseta amarilla de Bersih en Malaca.

Las peticiones de dimisión de Najib Razak se multiplicaron en julio, después de que el diario estadounidense The Wall Street Journal revelara que los investigadores malasios habían descubierto cerca de 2 mil 600 millones de ringgits (unos 619 millones de dólares) en las cuentas personales del primer ministro.