Estudiantes chilenos marchan contra reforma educativa

La multitudinaria marcha contó con la aprobación de la presidenta Michelle Bachelet y concluyó con varios incidentes por parte de infiltrados. 

Santiago

Estudiantes chilenos protestaron en contra de la forma en que se está implementando la reforma educativa y también en reclamo de los casos de corrupción que remecen la política chilena, en una caminata que concluyó con algunos incidentes protagonizados por jóvenes encapuchados.

Bajo la consigna "Que Chile decida su educación", los estudiantes universitarios se juntaron en una plazoleta que marca el inicio de la principal avenida de Santiago, por la que iniciaron una marcha de más de 20 cuadras, autorizada por el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet.

Los manifestantes caminaron pacíficamente y cuando la marcha había concluido, encapuchados, que suelen infiltrase entre los estudiantes, iniciaron desmanes y fueron enfrentados por cuerpos policíacos con carros lanza agua y gases lacrimógenos. Se desconoce el número de detenidos.

A la primera marcha estudiantil del año se unieron estudiantes secundarios y profesores, entre otras organizaciones sociales, que caminaron pacíficamente por más de veinte cuadras portando gigantescas pancartas en las que se leía "No + corrupción", "Que se vayan todos" y "Construyamos otra democracia".

En la caminata participaron unas 20 mil personas, según cifras policiales, y unos 150 mil, según los organizadores. Medios chilenos dijeron que había alrededor de 50 mil manifestantes.

Los dirigentes estudiantiles sumaron a sus demandas de reformas educacionales un ácido repudio a los escándalos de corrupción que involucran a políticos oficialistas y opositores vinculados a financiamientos irregulares de sus campañas electorales por parte de dos grandes grupos empresariales.

Los estudiantes critican a todos los políticos, incluso a los que realizaron trabajos concretos para grupos empresariales.

Los líderes estudiantiles demandan ser tomados en cuenta en la redacción de las reformas que el gobierno enviará este año al congreso, controlado por el oficialismo de centroizquierda.

Las marchas universitarias en demanda de reformas profundas se iniciaron en 2011, y pusieron en jaque al presidente de la época, el centroderechista Sebastián Piñera, que accedió a varios cambios.