Obama: el asesino no habló por los negros

En Varsovia, donde participó en la cumbre de la OTAN, pidió mantener la unidad entre estadunidenses; descarta una ola de protestas generalizadas.
El presidente de EU fue recibido en España por el rey Felipe VI.
El presidente de EU fue recibido en España por el rey Felipe VI. (Chema Moya | EFE)

Varsovia | Dallas

Tras el asesinato de cinco policías la noche del jueves en Dallas, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó ayer a los estadunidenses a mantener la unión. "Las acciones de unos pocos no pueden definirnos a todos", dijo Obama en Varsovia, donde asistió a la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

El mandatario describió además como "demente" al asesino de los policías, que posiblemente actuó impulsado por el odio hacia los blancos.

El presidente también se refirió a la preocupación de que se produzca una nueva escalada de violencia. En muchas ciudades hay previstas nuevas acciones de protesta contra la violencia policial este fin de semana. En una manifestación en Nueva York fueron detenidas decenas de personas la noche del viernes.

Obama aseguró que EU puede superar sus divisiones, ante el creciente descontento popular por la violencia policial y tras la matanza en Dallas de cinco policías por un veterano militar negro.

"Aunque la semana fue dolorosa, creo que EU no está tan dividido como algunos lo sugieren", dijo Obama al término de una cumbre de la OTAN en Varsovia, tras la cual se dirigió a España para una corta visita oficial.

Su viaje se vio ensombrecido por el sangriento ataque la noche del jueves en la capital de Texas, perpetrado por un francotirador que presuntamente quería vengar las muertes de negros en manos de policías.

El hombre abatió a cinco policías blancos e hirió a doce durante una manifestación pacífica en repudio de dos nuevas muertes esta semana de negros por violencia policial, una en Baton Rouge, Luisiana, y la otra en St. Paul, Minnesota.

La matanza generó nuevas manifestaciones en medio de temores de un nuevo capítulo sombrío sobre las relaciones raciales en la historia de EU. Pero Obama refutó ayer esa lectura de los hechos: "Hay dolor, hay rabia, hay confusión... pero hay unidad".

"El individuo demente que perpetró los ataques en Dallas no es representativo de los afroestadunidenses, al igual que el tirador de Charleston [que mató a nueve negros] no era representativo de los estadunidenses blancos. O que el tirador de Orlando o los de San Bernardino no eran representativos de los musulmanes estadunidenses", aseveró.

Obama negó que EU esté regresando a una situación de protestas y manifestaciones como la que atravesó el país en los años 1960. "No se están viendo revueltas, no se está viendo a la policía detrás de gente que está protestando de manera pacífica", aseguró.

El presidente anunció que acortará su visita a España para estar al principio de la próxima semana en Dallas, invitado por alcalde, Mike Rawlings.

El vicepresidente Joe Biden dijo ayer que como "estadunidenses, estamos heridos por todas estas muertes". Los oficiales muertos y los heridos "estaban protegiendo a quienes protestaban pacíficamente contra las injusticias raciales en el sistema criminal de justicia".