Joven afroamericano recibió seis balazos, revela autopsia

La familia de Michael Brown realizó una autopsia privada al cuerpo, cuyos resultados arrojaron que dos de las seis balas fueron a la cabeza, además de que éste no presentaba señales de forcejeo.
El abogado de la familia de Michael Brown, Daryl Parks, presentó el diagrama de la autopsia al joven y señala los puntos donde fue baleado.
El abogado de la familia de Michael Brown, Daryl Parks, presentó el diagrama de la autopsia al joven y señala los puntos donde fue baleado. (Reuters)

Washington

Michael Brown, un adolescente negro desarmado murió tras recibir al menos seis balazos de un oficial blanco, dijo el lunes el abogado de la familia del joven, sobre el incidente que provocó una semana de protestas y saqueos en la ciudad de Ferguson en Estados Unidos.

Brown, de 18 años, murió tras una confusa disputa con la policía el sábado 9 de agosto, en el estado de Misuri.

La dirección de una de las balas indica que Brown podría haber estado bajando la cabeza, en señal de rendirse, cuando recibió el tiro fatal, dijo el abogado de la familia, Daryl Parks.

Quedan sin responder muchas preguntas sobre el incidente, y faltan además los resultados de las autopsias de funcionarios federales y estatales.

Según las conclusiones de una autopsia privada que el abogado presentó en una conferencia de prensa, dos de las balas impactaron a Brown en la cabeza, una "la parte superior de su cabeza", mientras que la otra salió cerca de su ojo.

La familia de Brown y manifestantes de todo Estados Unidos han pedido por días que se arreste al policía que disparó, identificado como Darren Wilson. Pero la fuerza dice que el agente está con permiso administrativo.

El Departamento de Policía del condado de San Luis realiza una investigación paralela a la del Departamento de Justicia estadunidense, que revisa si hubo violaciones a los derechos civiles en el tiroteo.

Miles de personas han salido a protestar a las calles del municipio por la renuencia de la policía de Ferguson a entregar detalles del tiroteo y por no haber arrestado a Wilson.

Ante los disturbios y saqueos ocurridos en las protestas, el gobernador de Misuri, Jay Nixon, pidió a la Guardia Nacional el envío de tropas el lunes para restablecer la calma.

El presidente Barack Obama le dijo al gobernador que el uso de la Guardia Nacional debe ser limitado. El fiscal general Eric Holder viajará el miércoles a Ferguson, destacó el mandatario.

"Pese a que entiendo las pasiones y el enojo por la muerte de Michael Brown, ceder al odio llevando armas o atacando a la policía sólo sirve para elevar las tensiones y provocar caos", sostuvo Obama en una rueda de prensa.

El presidente se reunió el lunes con Holder para discutir la situación en Ferguson.

El sábado, Nixon declaró estado de emergencia y estableció un toque de queda, que fue levantado el lunes.

"No aplicaremos el toque de queda esta noche", dijo Nixon en un comunicado publicado en su sitio de internet.

Preguntas sin resolver

Según la autopsia privada, el cuerpo de Brown no mostraba señales de haber forcejeado con el policía y las balas no parecían haber sido disparadas desde muy cerca, porque no se detectó pólvora en su cuerpo.

Hasta ahora, la policía ha entregado escasa información de la versión del agente sobre lo ocurrido.

La policía sostiene que Wilson pidió a Brown que saliera de la calle y se subiera a una acera, y que Brown se acercó al coche patrulla y forcejeó con Wilson para quitarle su arma de servicio y recibió un disparo.

Un amigo de Brown, Dorian Johnson, de 22 años, y al menos otro testigo dijeron que Wilson extendió la mano a través de la ventanilla del coche para agarrar a Brown y que el adolescente estaba tratando de escapar cuando el agente abrió fuego.

Brown levantó las manos en señal de rendición, pero Wilson se bajó de su coche patrulla y le disparó varias veces, dijeron los testigos.