• Regístrate
Estás leyendo: Protestas masivas contra Dilma sacuden Brasil
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 13:46 Hoy

Protestas masivas contra Dilma sacuden Brasil

Más de 3 millones de personas exigen el fin de su mandato por la recesión y el escándalo de corrupción que envuelve a su precedesor Lula da Silva.

Publicidad
Publicidad

Agencias

Más de 3 millones de personas salieron ayer a las calles del país para exigir la destitución de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en un clima de fuerte descontento social por la recesión económica y el millonario fraude en la paraestatal Petrobras que salpica a la élite empresarial y política del gigante sudamericano.

En la mayor protesta desde que se inició la crisis en 2015, millones de brasileños expresaron su molestia en más de 400 ciudades, apoyados por partidos de la oposición derechista.

La magnitud de las marchas es un dato sensible para Rousseff, que enfrenta un pedido de juicio político (impeachment) que busca terminar anticipadamente su mandato, que concluye en diciembre de 2018, según la Constitución.

"Estamos en la calle porque no aguantamos más este gobierno. Señores diputados, señores senadores, exigimos el impeachment de Dilma", dijo Rodrigo Chequer, líder del grupo Vem pra Rua (Ven a la Calle, que se dice independiente), uno de los organizadores de la manifestación, desde lo alto de un camión.

La policía militar de Sao Paulo estimó en 1.4 millones las personas que caminaron por la céntrica Avenida Paulista, muy por encima de las 500 mil calculadas por la encuestadora Datafolha. El portal G1 acumuló el total nacional en 3 millones sin contar la gigantesca procesión en Río de Janeiro, donde no hubo estimaciones.

Sao Paulo, la capital económica e industrial de Brasil, ha sido el corazón de las protestas contra el gobierno y es allí donde la tarde de ayer se mostraron varios líderes opositores como el senador Aecio Neves da Cunha, miembro del Partido de la Social Democracia Brasileña, derrotado por Rousseff en las últimas elecciones. Neves es acusado de corrupción por parte del entorno de Lula da Silva, involucrado a su vez en la trama de Petrobras.

Por la noche, asesores del Palacio de Planalto (sede del ejecutivo) dijeron que Rousseff se reunió con el jefe de gabinete, Jaques Wagner, y otros ministros para evaluar el impacto de las manifestaciones.

Imágenes aéreas mostraron en Sao Paulo una marea compacta de gente vestida de amarillo y verde, los colores de la bandera nacional y de la emblemática camiseta de la selección de futbol.

La escena se repitió en la capital, Brasilia, con una asistencia oficial de 100 mil personas, y en Río de Janeiro, sede de los Juegos Olímpicos de agosto, donde una apretada multitud marchó junto a las playas de Copacabana.

Otros grandes centros urbanos como Belo Horizonte (sureste), la sureña Curitiba e incluso tradicionales bastiones del oficialista Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) como el estado de Bahía o Pernambuco (noreste), también se movilizaron. En medio de menciones al "fin del ciclo" tras más de 13 años del PT en el poder, la ciudadanía se quejó por el derrumbe de la economía, que cayó 3.8% y por los escabrosos hallazgos de la investigación en Petrobras, donde fueron desviados multimillonarios fondos hacia partidos que integran la coalición de gobierno.

"Cayó Cristina, cambió el Congreso en Venezuela, perdió Evo, y ¿quién caerá ahora? Dilma", arengó desde un camión uno de los organizadores, en alusión al término del mandato de la presidenta Cristina Kirchner en Argentina y a las derrotas sufridas por el oficialismo socialista en las legislativas en Venezuela y el presidente boliviano Evo Morales en un referendo que le negó un potencial cuarto periodo.

Tras las marchas, el gobierno destacó "el carácter pacífico" de las protestas, las cuales muestran "la madurez de un país que sabe convivir con opiniones divergentes", afirmó Dilma Rousseff.

El comunicado, de solo dos párrafos y divulgado por la Secretaría de Comunicación de la presidencia, sostiene que "la libertad de manifestación es propia de las democracias y por todos debe ser respetada".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.