Arrestan a estudiantes en sede de gobierno en Hong Kong

El secretario de Seguridad de Hong Kong, Lai Tung-kwok, dijo a periodistas que la policía actuó apropiadamente y dio suficientes advertencias a los estudiantes antes de iniciar el proceso de ...

Hong Kong

La policía antidisturbios de Hong Kong arrestó el sábado a decenas de estudiantes que irrumpieron en un complejo de la sede del gobierno durante una noche de disturbios para protestar por el rechazo de China a permitir reformas democráticas genuinas en la región semiautónoma.

Más de cien personas, sin embargo, no mostraron signos de abandonar la zona, rodeando la plaza donde está ubicado el complejo gubernamental y cantando a los policías para que parasen las detenciones de sus compañeros.

La dispersión se produjo después de una noche de enfrentamientos entre la policía y unos 150 manifestantes que forzaron su entrada a las instalaciones oficiales, varios de ellos escalando una cerca alta. En la noche del viernes, la policía respondió con gas pimiento para hacerlos retroceder, pero unos 50 permanecían dentro del lugar vallado.

Al menos 29 personas resultaron heridas desde el viernes por la noche, dijo la policía.

El secretario de Seguridad de Hong Kong, Lai Tung-kwok, dijo a periodistas que la policía actuó apropiadamente y dio suficientes advertencias a los estudiantes antes de iniciar el proceso de desalojo de la plaza.

Los disturbios culminan una huelga de estudiantes de una semana de duración para reclamar a los líderes comunistas de China la organización de elecciones democráticas en 2017.

La tensión sobre el futuro político de Hong Kong ha crecido significativamente desde que el control de la ex colonia británica pasó a manos chinas en 1997.

Líderes chinos han prometido el sufragio universal para la región semiautónoma, pero el mes pasado descartaron dejar que el público nomine a los candidatos, insistiendo en su lugar que serán examinados por un comité de leales a Beijing.

Los jóvenes de Hong Kong se han convertido en fieles defensores de la plena democracia en los últimos años, alentados por la ira sobre la creciente desigualdad.