Disturbios durante protesta en Francia dejan cinco heridos

Durante los choques entre agentes y jóvenes radicales en la protesta convocada por la muerte de un manifestante por un proyectil de la policía el domingo pasado, fueron detenidas 16 personas.
La policía detuvo a 16 personas.
La policía detuvo a 16 personas. (AFP)

París

La ciudad de Nantes (oeste de Francia) fue hoy escenario de choques entre agentes y jóvenes radicales, en una protesta convocada por la muerte de un manifestante el pasado domingo por un proyectil de la policía.

El prefecto (delegado del Gobierno) del departamento del Loira-Atlántico, al que pertenece Nantes, Henri Michel Comet, dijo a la prensa que en los disturbios al menos dos efectivos de las fuerzas de seguridad resultaron heridos y 16 manifestantes fueron detenidos.

El canal de noticias BFMTV elevó el número total de heridos a al menos cinco personas, entre miembros de las fuerzas del orden y manifestantes.

Comet explicó que los choques continúan y que son obra de un centenar de jóvenes violentos que, tras la celebración de una manifestación pacífica, "buscaron el enfrentamiento con las fuerzas del orden".

Nantes es una de las ciudades de Francia que esta semana son escenario de concentraciones por la muerte del joven Rémi Fraisse, de 21 años, al explotar una granada lanzada por los antidisturbios contra los ecologistas que protestaban contra la construcción de una presa en Sivens (sur del país).

El suceso desató una ola de indignación en Francia que ha obligado al presidente de la República, François Hollande, a intervenir personalmente para pedir mesura en las declaraciones a los representantes públicos.

Las obras de construcción del embalse han sido suspendidas "sine die" por el consejo regional del Tarn, encargado de decidir sobre la continuación o no de los trabajos.

Además de protestar por la muerte de Fraisse, los manifestantes de Nantes, que ya ha sido testigo de choques en las últimas semanas, pretenden paralizar la construcción de un aeropuerto en la localidad de Notre-Dame-des-Landes, a solo 30 kilómetros.

Los disturbios tienen lugar pese a que las autoridades locales habían llamado a la calma, en previsión de posibles enfrentamientos con manifestantes antisistema.

La concentración que estaba convocada para mañana en París por la muerte de Fraisse ha sido suspendida por los principales grupos, aunque no se descarta que elementos radicales puedan concentrarse.