EU refuerza protección de periodistas ante fiscales

Los fiscales de Estados Unidos no podrán interrogar, arrestar, presentar cargos o emitir órdenes de registro contra periodistas hasta no recibir el consentimiento del Departamento de Justicia.
Eric Holder, el primer fiscal general negro de Estados Unidos
Eric Holder, fiscal general de Estados Unidos. (EFE)

Whasington, Estados Unidos

Los fiscales de Estados Unidos no podrán interrogar, arrestar o presentar cargos contra periodistas hasta que no reciban el consentimiento del Departamento de Justicia, de acuerdo con instrucciones de su titular, Eric Holder.

El Departamento de Justicia se encuentra en proceso de cambiar el Manual de los fiscales del país (USAM, por su sigla en inglés) a través del diálogo con representantes judiciales y medios de comunicación.

En las directrices presentadas hoy, Holder establece cuatro supuestos en los que los fiscales deben consultar a la División Criminal de Ejecución de Operaciones (PSEU por sus siglas en inglés), que depende del departamento de Justicia y se encarga de asesorar a las autoridades del país sobre vigilancia electrónica.

Antes de citar a declarar ante un magistrado a un periodista los fiscales deben de consultar a dicha división.

Si es una tercera parte la que solicita la comparecencia del periodista ante un juez o la que pide el acceso a sus comunicaciones o datos de negocios, los fiscales deben también consultar al Departamento de Justicia.

Además, los fiscales también deben pedir asesoramiento antes de solicitar una orden judicial para registrar las propiedades de los reporteros,para acceder a sus comunicaciones o a los datos de los negocios de los medios de comunicación.

También tienen la obligación de consultar al Departamento de Justicia antes de interrogar, arrestar o presentar cargos contra un periodista, sospechoso de haber cometido una falta o delito en el ejercicio de su profesión.

"La revisión de estas directrices busca establecer un equilibrio adecuado entre la necesidad del cumplimiento de la Ley para proteger al pueblo estadounidense y el papel de los medios de comunicación para asegurar el libre flujo de información", señaló Holder.

Holder comenzó a revisar el manual de fiscales en 2013, cuando trascendió la noticia de que el Gobierno había espiado a varios periodistas de la agencia de noticias Associated Press (AP) supuestamente para conocer quién era la fuente que les había filtrado unos informes secretos.

Poco después, se conoció que otro periodista de la cadena Fox News, James Rosen, fue investigado en 2010 después de publicar una información en la que decía que Corea del Norte estaba preparando un ensayo nuclear.