Irán acepta pacto que le impide construir bomba atómica

EU, Rusia, Reino Unido, China, Francia y Alemania alcanzaron un acuerdo con el gobierno iraní que limita su capacidad nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones económicas en su contra.
Teherán y los cinco miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Reino Unido, China, Francia, Rusia y Estados Unidos) con la participación de Alemania, han concluido su trabajo para un acuerdo sobre el programa nuclear iraní.
Teherán y los cinco miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Reino Unido, China, Francia, Rusia y Estados Unidos) con la participación de Alemania, han concluido su trabajo para un acuerdo sobre el programa nuclear iraní. (Reuters)

Bruselas

Irán, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania llegaron a un acuerdo que prácticamente imposibilita a Teherán a construir una bomba atómica durante varios años, a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales que ahogan su economía.

En este pacto, el gobierno iraní se compromete a reducir su capacidad nuclear durante varios años y a permitir que los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) realicen inspecciones en profundidad de sus instalaciones.

El gobierno iraní disminuirá dos tercios las centrifugadoras de uranio en 10 años, sus reservas de uranio enriquecido.

El objetivo es hacer casi imposible que Irán pueda fabricar una bomba atómica, permitiéndole al mismo tiempo desarrollar una industria nuclear civil.

A cambio, las sanciones internacionales adoptadas desde 2006 por Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU, que asfixiaban su economía, serán levantadas progresivamente. La Unión Europea planea congelar las sanciones contra Teherán hasta el fin del año.

Teherán y los cinco miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Reino Unido, China, Francia, Rusia y Estados Unidos) con la participación de Alemania, concluyeron así con las negociaciones iniciadas en septiembre de 2013 y cuya última ronda duró 18 días.

"Las decisiones que tomamos hoy no solo tratan sobre el programa nuclear iraní" sino que también "pueden abrir un nuevo capítulo en las relaciones internacionales", declaró la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, al abrir la reunión ministerial que oficializará el acuerdo.

El acuerdo permitirá "normalizar" las relaciones de Irán con el mundo, aseguró el jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, señalando que en pocos días el Consejo de Seguridad de la ONU adoptará una resolución destinada a validar el pacto.

Es la primera vez que un acuerdo a tan alto nivel se produce entre la República Islámica y Estados Unidos desde la ruptura de sus relaciones diplomáticas en 1980.

El mundo ha acogido el pacto "con un gran suspiro de alivio", aseguró el presidente ruso, Vladimir Putin.