Claves para entender el proceso de destitución contra Rousseff

Los diputados votaron a favor de un juicio de destitución contra la presidenta brasileña, ahora la próxima batalla se librará en el Senado, a menos que el gobierno recurra a instancias judiciales.
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. (Reuters)

Brasilia

La Cámara de Diputados de Brasil votó ayer, con una mayoría de más de dos tercios, a favor de la apertura de un juicio de destitución (impeachment) a la presidenta Dilma Rousseff, por presunta alteración de las cuentas públicas, algo que la mandataria brasileña califica de una tentativa de "golpe de Estado".

¿De qué cargos acusan a Rousseff?

-La presidenta brasileña está acusada de violar las leyes fiscales al desviar recursos públicos a fines distintos de los previstos antes de su campaña de reelección de 2014. De acuerdo con la oposición, esa maniobra le permitió a Rousseff elevar el gasto para conseguir más votos.

¿Quién propuso el impeachment?

-El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, es el político que lanzó en diciembre de 2015 el proceso de impeachment contra Rousseff aunque él también está acusado de corrupción al estar implicado en el escándalo de Petrobras.

¿Qué papel juega Lula en el impeachment contra Rousseff?

-Rousseff pidió a Lula, su antecesor, que utilice sus destrezas como negociador para ayudarla a evitar el juicio político, por lo que lo designó como jefe de gabinete, medida que aún debe ser aprobada por la Corte Suprema de Justicia.

Los partidarios dicen que el nombramiento la ayudará a estabilizar una situación difícil. Los detractores dicen que es un intento flagrante por impedir el procesamiento de Lula, quien a principios de marzo fue interrogado por la policía en relación con Petrobras.

¿Cuál es la ruta que seguirá el impeachment en el Senado?

- El Senado, de 81 miembros, formará una comisión de 21, que dará su opinión sobre la admisibilidad del proceso y decidirá si se debe de llevar al pleno del Senado.

Para que un dictamen de destitución sea aprobado y se instaure el proceso, se necesita un quórum de 42 senadores, cuya mayoría simple, es decir 22 senadores, voten a favor de un juicio político contra Rousseff. De no lograr ese respaldo, el proceso se archiva.

Analistas consideran improbable que, llegado el caso, el Senado rechace un dictamen que ya tuvo el visto bueno de la Cámara de Diputados y de una comisión propia en la que están representados todos los partidos de la Cámara alta.

- Si el Senado valida la apertura de un juicio de destitución, Rousseff sería apartada de manera provisional de sus funciones durante un máximo de 180 días, para dar lugar al proceso propiamente dicho. Sería reemplazada por su vicepresidente, Michel Temer, del partido centrista PMDB.

- La sesión final del juicio tendría lugar igualmente en el pleno del Senado, bajo la dirección del presidente del Supremo Tribunal Federal (STF). Son necesarios dos tercios de los votos (54 de un total de 81), para destituir definitivamente a la mandataria, cualquiera que sea el número de presentes. De lo contrario, Rousseff reasumiría inmediatamente sus funciones.

En esta sesión única, el presidente del Senado puede votar porque no la dirige.

¿Ha habido un juicio político contra un presidente brasileño anteriormente?

-  Fernando Collor de Melo (1990-92), el primer presidente elegido democráticamente tras la dictadura en el país, fue acusado de corrupción pasiva por el desvío de 6.5 millones de dólares en 33 meses de mandato.

Collor renunció justo antes de ser condenado por el Senado, el 30 de diciembre de 1992. La sentencia resultó en su inhabilitación política durante ocho años, aunque en 1994 su proceso por corrupción fue "archivado" por el Supremo Tribunal Federal.

El ex presidente fue elegido senador por el estado de Alagoas en 2006 y reelecto en 2014. Su nombre aparece en la lista de implicados en el escándalo de corrupción en Petrobras.