Habrá diálogo entre pro democráticos y gobierno

El primer contacto se celebrará tras un fin de semana en el que se han vivido los enfrentamientos más violentos entre Policía y los activistas de las protestas pro democráticas en Hong Kong.
Manifestantes pro democracia se reúnen en una calle del barrio de Mong Kok, Hong Kong, antes del primer diálogo con el gobierno este martes.
Manifestantes pro democracia se reúnen en una calle del barrio de Mong Kok, Hong Kong, antes del primer diálogo con el gobierno este martes. (EFE)

Hong Kong

El Gobierno y los estudiantes de Hong Kong inician mañana un diálogo, el primero desde que estallara la revuelta social y política, en un ambiente tenso, con acusaciones mutuas, enfrentamientos y después de que el Tribunal Supremo ordenara a manifestantes abandonar uno de los barrios ocupados.

El primer contacto entre ambos bandos se celebrará tras un fin de semana en el que se han vivido los enfrentamientos más violentos entre Policía y los activistas de las protestas, en concreto, en el barrio de Mong Kok, que se saldaron con 40 detenidos y decenas de heridos, entre ellos una veintena de policías.

Esta situación llevó hoy a que el Tribunal Supremo de Hong Kong emitiera una medida cautelar para prohibir la ocupación en este barrio, en respuesta a una demanda interpuesta por varios operadores de transporte público que aseguran que están registrando pérdidas por culpa de la ocupación.

Esta medida se conoció poco después de que la propia Policía de Hong Kong asegurara en rueda de prensa que la situación en Mong Kok estaba al borde "del motín" y de que el jefe del Ejecutivo de Hong Kong, Leung Chin-yung, acusara a "fuerzas extranjeras" de alentar las masivas protestas.

En este contexto, se prevé difícil llegar a un acuerdo en las conversaciones de mañana, que durarán unas dos horas y serán abiertas y televisadas, una condición que habían impuesto los estudiantes al Gobierno.

Los analistas no esperan que el encuentro acabe en acuerdos determinados, dado los antecedentes, la tensa situación que vive la ciudad y que los estudiantes son sólo una parte del movimiento de protesta.

"Es improbable que el diálogo traiga un avance, a no ser que ambos lados den un paso atrás. Todos los indicadores sugieren que el Gobierno chino no se retirará el sistema propuesto, pero no está claro cuánto margen hay para conseguir una forma más democrática de nominación de candidatos que sea aceptada por Pekín", explicó a Efe el profesor de Política de la Universidad de Hong Kong, Peter Chung.

Según el activista David Webb, las autoridades podrían presentar la opción de reducir el peso de Pekín en la elección de candidatos a jefe ejecutivo local para que el sistema sea más democrático.

"Es su oportunidad para recuperar la confianza de la gente. De la misma manera que en Hong Kong se experimenta con la internacionalización del yuan, también puede ser el laboratorio para probar la democracia", señaló en conversación con Efe.