Príncipe Guillermo visita por primera vez Japón

El príncipe realizará una visita de cuatro días sin su esposa Catalina, ya que espera a su segundo hijo.

Tokio

El príncipe Guillermo de Inglaterra llegó el jueves a Japón sin su esposa Catalina, que espera su segundo hijo, para una visita de cuatro días, la primera que efectúa a este país muy apegado a la familia real británica.

Guillermo, vestido de un traje azul oscuro impecable, a pesar del largo viaje, una camisa celeste y una corbata de tono rojo, fue recibido por centenares de admiradores y numerosos periodistas en el aeropuerto Haneda de Tokio.

Poco después de su llegada, Guillermo, acompañado por el gobernador de Tokio, Yoichi Masuzoe, dio un paseo en barco por la Bahía de Tokio, que será la sede de algunos de los principales eventos de los Juegos Olímpicos de 2020.

El viernes, el príncipe Guillermo se entrevistará con el emperador japonés Akihito y la emperatriz Michiko en el Palacio Imperial.

Luego, Guillermo, segundo en la línea sucesoria de la corona británica detrás de su padre, el príncipe Carlos, dará una conferencia sobre "la innovación británica".

Guillermo, de 32 años, visitará al día siguiente un parque para niños en la región de Fukushima, afectada por una catástrofe nuclear consecutiva al tsunami de 2011.

El duque de Cambridge representa a su abuela, la reina Isabel II, de 88 años, que cada vez más delega sus viajes al extranjero, y al príncipe Carlos, cuya última visita a Japón remonta a 2008.

En Japón existía una gran simpatía por la princesa Diana, cuya sonrisa y espontaneidad habían seducido a los japoneses que recibieron su visita en 1986, 1990 y 1995.

Contrariamente a su último viaje oficial, en diciembre pasado a Estados Unidos, Guillermo viaja sin Catalina, que espera para abril su segundo hijo.

El domingo, al finalizar su visita a Japón, el príncipe Guillermo viajará a Pekín, con la esperanza de estrechar las relaciones entre Gran Bretaña y China.

El príncipe Carlos, muy cercano al Dalai Lama, nunca viajó a China, a cuyos dirigentes calificó una vez, en un carnet de notas divulgado por la prensa, de "horribles personajes de cera".