Primeros ministros de Dinamarca y Gran Bretaña se ríen de "selfie" con Obama

Los dos mandatarios rechazaron que fuera algo "fuera de lugar" y la política europea afirmó que "muestra que cuando nos encontramos entre jefes de Estado y de gobierno somos simplemente gente ...
Obama (d) y el primer ministro británico David Cameron (i) miran la foto tomada por la primera ministra danesa, Helle Thorning Schmidt (c)
Obama (d) y el primer ministro británico David Cameron (i) miran la foto tomada por la primera ministra danesa, Helle Thorning Schmidt (c) (AFP)

Copenhague

La primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt, y su colega británico, David Cameron, tomaron con humor la polémica por el autorretrato ("selfie") que tomaron junto al presidente estadunidense Barack Obama en Soweto, Sudáfrica, diciendo que no era algo "fuera de lugar". "No era algo fuera de lugar. Hubo un montón de fotos tomadas ese día" durante la ceremonia en homenaje a Nelson Mandela, dijo Helle Thorning-Schmidt al diario Berlingske.

"Pensé solamente que era algo más bien divertido", agregó la primera ministra danesa que durante la ceremonia celebrada en el estadio de Soweto, estuvo sentada entre Cameron y Obama. "Eso muestra que cuando nos encontramos entre jefes de Estado y de gobierno somos simplemente gente que se divierte junta", dijo Thorning-Schmidt.

Un fotógrafo colombiano de la AFP, Roberto Schmidt, inmortalizó a los tres dirigentes políticos en el momento en que Thorning-Schmidt se sacaba una foto junto a Cameron y Obama con su teléfono portátil. El gesto fue ampliamente comentado por los medios de comunicación y en las redes sociales en internet. Por su parte, en la Cámara de los Comunes, Cameron también minimizó el episodio.

"Hay que acordarse siempre que las cámaras de televisión filman en permanencia. A mi favor diría que Nelson Mandela cumplió un papel extraordinario en su vida y en su muerte para reunir a la gente", dijo Cameron. La gobernante danesa estimó que el ambiente del estadio Soccer City daba lugar a su gesto. "Había evidentemente tristeza pero en el fondo era un acontecimiento festivo en el que se celebraba a un hombre que vivió 95 años y realizó muchas cosas en su vida", destacó Thorning-Schmidt.