El primer ministro de Kosovo busca formar una coalición

Después de ganar las elecciones, Hashim Thaci necesita apoyos para lograr una mayoría que le posibilite gobernar en un tercer mandato consecutivo en la nación balcánica, independiente de Serbia ...
El líder del partido opositor kosovar "Vetvendosje", Albin Kurti, en el momento de votar en Pristina el pasado domingo
El líder del partido opositor kosovar "Vetvendosje", Albin Kurti, en el momento de votar en Pristina el pasado domingo (AFP)

Pristina

El primer ministro saliente de Kosovo, Hashim Thaci, cuyo partido ganó las elecciones del domingo, buscaba hoy apoyos para conseguir una mayoría que le permita pasar un tercer mandato consecutivo al frente de la joven nación, independiente de Serbia desde 2008. "Es una victoria de Kosovo y de sus ciudadanos. Vamos a ponernos a trabajar en seguida, día y noche, para crear el Estado que nuestros ciudadanos piden", declaró Thaci tras el resultado electoral.

Su Partido Democrático de Kosovo (PDK) encabeza los comicios con un 31.28% de los votos, muy por delante del principal partido de la oposición, la Liga Democrática de Kosovo (LDK), del ex alcalde de Pristina, Isa Mustafa, de 63 años de edad, que obtendría un 26.13%. El PDK tendrá 35 de los 120 escaños del parlamento y, al igual que en la legislatura saliente, el partido de Thaci se verá obligado a formar una coalición para contar con una mayoría que le permita gobernar.

En la oposición, que antes de las elecciones excluía una alianza con el partido de Thaci, el LDK cuenta con 30 escaños, el Partido de Autodeterminación con 15 y la Alianza por el Futuro de Kosovo con diez. "Ahora habrá que ver quién forma mayoría, porque el PDK de Thaci es solo el primero entre los partidos minoritarios en el parlamento", decía hoy el periódico Zeri.

Según los analistas Thaci no lo tendrá nada fácil para conseguir los apoyos. "La única solución a largo plazo sería una coalición entre los tres principales partidos de la oposición", estima la analista política Arbana Zharra. El futuro gobierno puede ser "muy inestable", dijo otro analista, Lumir Abdixhiku.

"Las presiones de la comunidad internacional serán importantes, especialmente para la Alianza por el Futuro y la Liga Democrática. Al final uno de estos dos grupos decidirá entrar" en la coalición con el partido de Thaci, dijo Enver Robeli, especialista en los Balcanes. El periódico Koha Ditore subrayaba que "no hay ganador" en las elecciones del domingo.

"Están abiertas todas las opciones para formar gobierno. Los partidos que dicen que no se quieren aliar con el PDK podrían cambiar de opinión", afirma el diario. Ex jefe de la guerrilla independentista reciclado a la política, Thaci, de 46 años de edad, se enfrenta un panorama muy fragilizado por la mala situación económica del país, con una tasa de desempleo de 35% para una población de 1.8 millones de habitantes.

Sin embargo, el gobierno de Thaci se ha visto favorecido por un acercamiento de Kosovo con la Unión Europea (UE) que contribuyó a la conclusión en abril de 2013 de un acuerdo histórico para mejorar las relaciones con Serbia, esto bajo la égida de Bruselas, aunque Belgrado sigue rechazando reconocer la independencia de Kosovo.

La participación de uno 120 mil serbios de Kosovo en este escrutinio -en particular los 40 mil que habitan en el norte, limítrofe con Serbia, donde Pristina no ejerce prácticamente el menor control- era considerado crucial para el acercamiento de Pristina a la UE. Precisamente, el gobierno de Belgrado, que en enero comenzó negociaciones para la adhesión a la UE, exhortó a la comunidad serbia de Kosovo a acudir a las urnas.

"La participación en las elecciones [...] es un deber patriótico para todos serbios que viven en Kosovo", afirmó el gobierno de Serbia. Sin embargo, en el norte la participación electoral fue muy baja. Para el gobierno que salga de estas legislativas uno de los mayores desafíos, además del económico, es la lucha contra la corrupción endémica y el crimen organizado.

En Kosovo, el 47% de la población vive en la pobreza con una media de 80 euros mensuales, mientras que el salario medio mensual apenas alcanza a los 350. Está considerado uno de los países más pobres de Europa.