El presidente catalán convocará el sábado la consulta independentista

El nacionalista Artur Mas eleva la tensión al máximo con el gobierno conservador de Mariano Rajoy, que recurrirá el decreto de convocatoria del referéndum del 9 de noviembre.
El presidente del gobierno catalán, Artur Mas, saluda a la gente durante las fiestas de la Mercé (Merced), patrona de Barcelona
El presidente del gobierno catalán, Artur Mas, saluda a la gente durante las fiestas de la Mercé (Merced), patrona de Barcelona (AFP)

Madrid

El presidente del Gobierno de Cataluña, Artur Mas, prevé firmar este sábado el decreto de convocatoria de la consulta independentista del próximo 9 de noviembre, una semana después que el Parlamento local aprobara la nueva ley de consultas; mientras que el Ejecutivo de Mariano Rajoy avisó que tiene todo preparado para echar a andar “la maquinaria del Estado” para evitar el referéndum.

“David no venció a Goliat por su fuerza sino por su habilidad y astucia”, declaró Mas y subrayó que afronta el debate soberanista con coraje, valentía, sin miedo y sobre todo con una buena estrategia: “El adversario es más poderoso que nosotros”, advirtió.

La firma tendrá lugar previsiblemente por la mañana del sábado en un acto institucional en el Palacio de Gobierno catalán en presencia de la presidenta del Parlamento, Núria de Gispert, la Mesa de la Cámara y otras autoridades.

Para esto, Artur Mas invitó a los líderes de los partidos que apoyan la consulta del 9N, en las que se preguntará a los catalanes si quieren o no que Cataluña se independice del resto de España.

El objetivo del líder catalán, una vez se publique en el diario oficial (si es en fin de semana deberá ser en edición extraordinaria), es que la convocatoria sea vigente el máximo de tiempo posible antes de que se suspenda.

El motivo es disponer al menos de unos días para preparar todo lo relacionado a la consulta: la campaña institucional informativa, la creación de la comisión de control de la consulta, las mesas o el registro de participación.

Pese a que hace unos días los escoceses dijeron “no” a la independencia de Reino Unido, Mas aseguró que eso no ha influido ni en su ánimo ni en el de los catalanes. “Votar es el único camino. Lo que hemos visto en Escocia es el camino, el buen camino, el único camino para resolver los problemas políticos. Votar no divide, sino que une”, expresó.

“El proceso catalán continúa y va adelante, y si alguien podía hacerse la ilusión de que el no de Escocia podía hacer sombra al proceso catalán, que se desengañe; al contrario, porque el proceso catalán se siente reforzado por esta lección de democracia”, mencionó.

En tanto que la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que el Ejecutivo actuará “con agilidad y celeridad”para echar a andar la “maquinaria del Estado” una vez que se publique la ley de consultas catalana.

La vicepresidenta instó a Mas a no aprobar ese decreto apoyado en una ley “que sabe que es inconstitucional, porque no es posible un referéndum de autodeterminación en España”. “Los españoles decidieron que lo que era España. Lo decidíamos entre todos y eso es lo que tenemos que defender”, añadió.

Sáenz de Santamaría no quiso precisar cuándo dará el gobierno sus pasos para recurrir ante el Tribunal Constitucional tanto la ley como la convocatoria de la consulta.

El presidente, Mariano Rajoy, se encuentra en China de viaje oficial y estará de vuelta en España el sábado. Al respecto, Santamaría no explicó si ella, como presidenta en funciones, convocará un Consejo de Ministros extraordinario el sábado, si éste se celebrará el domingo, ya con Rajoy en Madrid, o si se esperará al lunes.

El registro del Tribunal Constitucional, ante el que se presentan los recursos, permanece cerrado los fines de semana y abrirá a las nueve de la mañana del lunes.

La admisión del recurso del Ejecutivo de Rajoy contra la consulta catalana supondrá la suspensión de la ley catalana con efecto retroactivo, es decir, que no entrará en vigor y no serán por tanto válidos los actos derivados de su aplicación.

La recta final de este proceso soberanista está marcada también por la comparecencia en el Parlamento de Cataluña el viernes del ex presidente de la región Jordi Pujol, "padre político" de Mas, quien confesó haber ocultado su fortuna en paraísos fiscales durante más de 30 año