Diez frases memorables de Santos al recibir el Nobel

El discurso del presidente de Colombia destacó que el proceso de paz fue una labor colectiva y, sobre todo, de esperanza.
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, recibió el Premio Nobel de la Paz
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, recibió el Premio Nobel de la Paz (AFP)

Ciudad de México

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, viajó a Estocolmo para recibir el Premio Nobel de la Paz de manos del rey Carlos Gustavo. Su discurso de aceptación hizo énfasis en las vicisitudes que enfrentó para lograr el acuerdo de paz con las FARC y resumió su logro en una frase: lo imposible puede ser posible.

Éstas son algunas líneas notables que pronunció en su intervención.

TE RECOMENDAMOS: Entre rosas y aplausos, entregan los Premios Nobel

  • Para la gran mayoría de nosotros, la paz parecía un sueño imposible, pues muy pocos recordaban cómo era vivir en un país en paz.
  • Al igual que la vida, la paz es un proceso que nos depara muchas sorpresas.
  • Cuando, en un plebiscito convocado para refrendar el acuerdo de paz con las FARC, los votos del "No" superaron por estrecho margen a los votos del "Sí", muchos recordamos entonces un pasaje de Cien Años de Soledad: "Era como si Dios hubiera resuelto poner a prueba toda capacidad de asombro".
  • Con este acuerdo podemos decir que América —desde Alaska hasta la Patagonia— es una zona de paz.
  • Si la guerra puede terminar en un hemisferio, ¿por qué no pueden algún día los dos hemisferios estar libres de ella?
  • La guerra no puede ser de ninguna manera un fin en sí misma. Es tan solo un medio, y un medio que siempre debemos tratar de evitar.
  • Puedo decirles, por experiencia propia, que es mucho más difícil hacer la paz que hacer la guerra.
  • La victoria final por las armas no es otra cosa que la derrota del espíritu humano.
  • Vencer por las armas, aniquilar al enemigo, llevar la guerra hasta sus últimas consecuencias, es renunciar a ver en el contrario a otro ser humano, a alguien con quien se puede hablar.
  • Humanizar la guerra no es solo limitar su crueldad, sino también reconocer en el contrincante a un semejante, a un ser humano.


ASS