Primera regidora transexual en Perú asume cargo

Luisa Revilla rindió protesta como edil en La Esperanza y prometió que promoverá iniciativas que respalden los derechos de la comunidad LGBT y creará albergues para personas con VIH.
Revilla, también ejerce como secretaria de política general del Movimiento Regional para el Desarrollo con Seguridad y Honradez.
Revilla, también ejerce como secretaria de política general del Movimiento Regional para el Desarrollo con Seguridad y Honradez. (Foto tomada de Facebook)

Lima

Luisa Revilla asumió su cargo en el distrito de La Esperanza, ubicado en la ciudad norteña de Trujillo, con la intención de fomentar la tolerancia en la región de La Libertad hacia el colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT).

Revilla, de 43 años, aseguró hoy que la ceremonia de juramento de su cargo "fue una noche de tolerancia" porque el resto de autoridades regionales y provinciales la acogieron "con mucho respeto y consideración".

La regidora transexual fue escogida para formar parte del gobierno municipal de La Esperanza en las elecciones locales celebradas el 5 de octubre, a las que se presentó con el Movimiento Regional para el Desarrollo con Seguridad y Honradez, liderado por el coronel retirado Elidio Espinoza.

"Esto demuestra que en la ciudad de Trujillo, una de las más conservadoras y machistas de Perú, ha surgido este precedente tan grande para nuestra comunidad LGBT. Con ello también ha ganado la sociedad de Perú porque abre las puertas para un camino mucho mejor, sin discriminación y con más tolerancia", comentó Revilla.

Entre las primeras acciones que emprenderá la regidora transexual en La Esperanza será promover una ordenanza distrital de tolerancia hacia el colectivo LGBT y la creación de un albergue para infectados con VIH/sida.

"La comunidad transexual en Perú, especialmente en La Libertad, es una de las más vulneradas en sus derechos. Es la que menos oportunidades de trabajo y de seguir estudiando, y tampoco puede acceder a seguros o tratamientos médicos", explicó la regidora.

Luisa Revilla también pretende reunirse con las principales autoridades de la Iglesia católica en Perú, como el cardenal Juan Luis Cipriani y el arzobispo de Trujillo, Miguel Cabrejos, para proponerles una alianza para que la Iglesia sea más inclusiva.

La regidora transexual ya solicitó una audiencia con Cabrejos y está a la espera de su respuesta, pero reconoce que será difícil convencer a Cipriani, quien esta semana propuso crear un ministerio de la Familia después de consolidarse como un opositor a la unión civil en Perú.

"Creo que la perseverancia, el fortalecimiento, la buena conducta y la ponderancia te hacen ser tan igual como el resto de personas. Todos somos iguales. (...) Todos nosotros tenemos el derecho. No hay ningún impedimento ante la ley. Debe haber respeto e igualdad. La Iglesia debe ser inclusiva, y no exclusiva", opinó.

Revilla, que también ejerce como secretaria de política general del Movimiento Regional para el Desarrollo con Seguridad y Honradez, vive desde los 18 años en el distrito de La Esperanza, poblado con más de 146 mil habitantes, según el censo realizado en el año 2005.

Antes de ser elegida regidora, Luisa Revilla colaboró con varias ONG como Cáritas, y también con la Policía Nacional del Perú (PNP) como coordinadora sectorial de las juntas vecinales para la seguridad ciudadana en la urbanización Manuel Arévalo, "el centro poblado en desarrollo más grande de Trujillo".

"La comunidad LGBT no me llevó aquí. Me llevaron mis principios, la perseverancia, el esfuerzo, el conocimiento y la política. (...) Cuando uno tiene la convicción, la moral y la verdad, tiene que defender su posición, y la mía siempre será la más justa y coherente. Asumí este reto sabiendo lo positivo y lo negativo que voy a tener en el camino", concluyó.