La política migratoria de Merkel, a prueba en elecciones regionales

Alternativa para Alemania, un partido de extrema derecha que defiende el cierre de fronteras, podría ser el gran ganador de las elecciones en tres estados alemanes ante la crisis migratoria.
Manifestantes ultraderechistas protestaron este sábado en Berlín contra la política migratoria de Merkel
Manifestantes ultraderechistas protestaron este sábado en Berlín contra la política migratoria de Merkel (AFP)

Berlín

Los alemanes empezaron a votar este domingo en tres elecciones regionales marcadas por la crisis migratoria, que podría pasarle factura al partido de la canciller Angela Merkel y fortalecer a la extrema derecha. Unos 13 millones de alemanes están convocados a las urnas en los estados de Baden-Wurtemberg (suroeste), Renania Palatinado (oeste) y Sajonia-Anhalt (este).

La cita electoral es la más importante desde que el país acogió el año pasado a más de un millón de migrantes. Las primeras estimaciones se conocerán sobre las 17H00 GMT, al cierre de los colegios. "Estas elecciones son muy importantes. Servirán de prueba para la controvertida política del gobierno" con los refugiados, dijo a la AFP antes de la votación el politólogo Jens Walther, de la Universidad de Düsseldorf.

Alemania está en ebullición desde que abrió sus puertas en 2015 a un millón largo de solicitantes de asilo, en buena parte sirios que huyeron de su país en guerra y arriesgaron su vida cruzando el mar Egeo para rehacer su vida en Europa.

En un primer momento, los alemanes se mostraron muy hospitalarios, acogiendo a los refugiados en las estaciones de tren con comida, ropa y hasta peluches para los niños.

Pero desde entonces, la solidaridad parece haber dejado lugar al desconcierto, un giro acentuado por la indignación que generaron las agresiones sexuales cometidas por migrantes la noche de Año Nuevo en Colonia.

Al calor de este nuevo clima, el partido antiinmigrantes Alternativa para Alemania (AfD), creado hace apenas tres años, podría ser el gran ganador de la jornada, con entre 9% y 19% de intenciones de voto según las regiones. AfD, creado inicialmente como un partido contra el euro, ya está en el Parlamento europeo, y tras los comicios de este domingo podría tener representación en la mitad de los 16 parlamentos de los Länder alemanes.

En Sajonia-Anhalt, donde los sondeos le dan un 19% de votos, disputa la plaza de segunda fuerza política al partido de izquierda radical Die Linke. Por su lado, Merkel multiplicó los mítines electorales para tratar de evitarle un batacazo a su Unión Cristiano-Demócrata (CDU), en particular en Baden-Wurtemberg, un feudo conservador en peligro, y en Renania Palatinado, donde la CDU está codo con codo con los socialdemócratas (SPD).

El sábado, la dirigente, criticada incluso entre los suyos por su política de puertas abiertas, insistió en su última intervención de campaña en el "deber" de los refugiados de integrarse en la sociedad alemana.

Al mismo tiempo, afirmó que las soluciones europeas prometidas desde hace meses reducirán el flujo de migrantes y ayudarán a calmar una crisis que ha hecho tambalearse su poder, por primera vez en diez años.

"Vergüenza"

Alternativa para Alemania, que defiende entre otras cosas un cierre de fronteras, ha ganado también muchos puntos arremetiendo contra los partidos tradicionales. Estos a su vez se niegan a trabajar con este partido populista, que el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble tildó hace poco de "vergüenza para Alemania".

No obstante, la CDU y el SPD, que dominan la vida política del país desde hace 70 años, tendrán difícil formar coaliciones regionales viables. En Baden-Wurtemberg, una región próspera donde la tasa de desempleo es la más baja de Alemania (4%), la CDU podría perder hasta diez puntos respecto a los últimos comicios, y verse destronada como primera fuerza política regional por los ecologistas. AfD obtendría según los sondeos un 11% de votos.

En la región vecina de Renania Palatinado, la candidata de la CDU Julia Klöckner trató de desmarcarse, abogando por la mano dura en la política migratoria. Los sondeos la colocan muy igualada con la candidata socialdemócrata Malu Dreyer, mientras que la AfD obtendría un 9% de votos.