En estado crítico, policía baleado en Nueva York

Brian Moore, de 25 años, recibió un disparo en la cabeza al aproximarse a un afroamericano que portaba un arma.
El policía, identificado como Brian Moore, de 25 años, recibió un disparo en la cabeza y se encuentra ingresado en un hospital del distrito de Queens.
El policía, identificado como Brian Moore, de 25 años, recibió un disparo en la cabeza y se encuentra ingresado en un hospital del distrito de Queens. (AP)

Nueva York, Estados Unidos

Un agente de la Policía de Nueva York, Estados Unidos se encuentra en estado crítico tras ser baleado por un hombre al que se acercó al creer que podía llevar un arma y quien ya fue acusado de intento de asesinato.

El policía, identificado como Brian Moore, de 25 años, recibió un disparo en la cabeza y se encuentra ingresado en un hospital del distrito de Queens, según informaron las autoridades.

El suceso tuvo lugar la tarde del sábado, cuando Moore y un compañero patrullaban en coche vestidos de civil y vieron a un hombre que caminaba ajustándose un objeto en la cintura.

Al acercarse a él y casi inmediatamente, el sospechoso se giró y abrió fuego contra los agentes, que no tuvieron tiempo de responder ni de salir del automóvil, según explicó en una conferencia de prensa el jefe de la Policía de Nueva York, William Bratton.

Moore fue alcanzado en la cabeza por una de las balas y fue trasladado rápidamente al hospital de Jamaica, en Queens, después de que su compañero pidiese ayuda por radio.

El supuesto autor de los disparos huyó, pero fue detenido aproximadamente 90 minutos después en medio de un gran despliegue policial.

El hombre, un afroamericano de 35 años identificado como Demetrius Blackwell, fue acusado de intento de asesinato, asalto y posesión ilegal de armas.

Blackwell, según aseguró Bratton, tiene numerosos antecedentes criminales y pasó tiempo en la cárcel.

El tiroteo es el quinto de los últimos cinco meses contra miembros de la Policía de Nueva York, que el pasado diciembre perdió a dos agentes a manos de un hombre que decía querer vengar varios casos de violencia policial.

"Esto es un recordatorio de los peligros a los que todos nuestros agentes se enfrentan cada día", dijo a los periodistas el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, que tras los sucesos de diciembre fue duramente criticado por parte del Cuerpo, que consideraba que el Ayuntamiento no estaba apoyando adecuadamente a sus policías.

En las semanas previas, hubo importantes manifestaciones en la ciudad contra la brutalidad policial contra los afroamericanos, en respuesta a varias muertes de personas a manos de las fuerzas del orden en el país.