¿Quién podrá darse el lujo de tener más de un hijo?

Para mitigar el envejecimiento de la población, el gobierno permitirá hasta dos descendientes por pareja.
Muchas parejas proceden de familias de un hijo y ya se han acostumbrado a ello.
Muchas parejas proceden de familias de un hijo y ya se han acostumbrado a ello. (AP)

Pekín

La noticia trasmitida por la radio estatal china de que se deroga la política de un solo hijo topa con la incredulidad del taxista Wang. Este pequinés de 38 años asegura: "No habrá diferencia alguna. De todas formas únicamente los ricos se pueden permitir hoy un segundo hijo".

Los chinos han tenido que esperar más de tres décadas para ver el fin de la odiada política de un solo hijo. Ahora, el Partido Comunista afronta el dilema de una población que envejece rápidamente y la falta de mano de obra. Es por ello que se ha adoptado la política de dos hijos por matrimonio, aun cuando implique que la población crezca.

La decisión tomada ayer por el Comité Central del Partido Comunista Chino llegó por sorpresa, a pesar de que ya hacía tiempo que se venían debatiendo los pros y los contra de una derogación de la ley.

"Podemos tener más hijos, pero no nos lo podemos permitir", se afirma en foros de internet. "¿Quién puede defender la tradición de que más hijos significa más suerte en vista de los crecientes costos de la vida?", se cuestiona.

"Dos hijos supondrían el fin de la familia", señaló un usuario en internet, que recuerda que hoy todos los familiares contribuyen con dinero para la vivienda de un chico que quiere encontrar pareja. Para muchas chinas jóvenes, un departamento es un requisito indispensable para casarse. Y si se tiene coche, mejor.

Muchas parejas proceden de familias de un hijo y ya se han acostumbrado a ello. Además, a ello se suma el tema de quién cuida a los pequeños, ya que muchas mujeres trabajan. En esos casos son los abuelos a quienes se suele recurrir. Y un hijo todavía se puede cuidar, pero ¿dos?

Sin embargo, los sondeos aseguran que la mitad de las parejas quieren tener dos hijos. Según los pronósticos, la eliminación de la política de un hijo, que entrará en vigor en 2016, hará que la cifra de recién nacidos crezca en más de un millón por año.

Los efectos positivos en la economía se esperan para entre 2030 y 2050. Entonces volverá a crecer la mano de obra, de forma que a partir de 2040 se pueda aliviar la caja de pensiones.