Tengo "todo el poder" para decidir impeachment de Rousseff: Cunha

Mientras el presidente de la cámara de Diputados de Brasil recordaba su poder constitucional, el presidente de la Corte Suprema calificó como "una revolución los juicios anticorrupción y reclamó ...

Brasilia

El presidente de la cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, insistió hoy que tiene "todo el poder" para decidir sobre la solicitud de juicio político contra la mandataria Dilma Rousseff, pese a ser nuevamente investigado por corrupción.

"Yo continúo con todo el poder para decidir" sobre el pedido de impeachment, dijo Cunha a periodistas. "Tengo legitimidad para ejecutar todos los actos de la función para la cual fui electo", añadió el parlamentario, tras descartar cualquier opción de renunciar a su cargo.

"Aquí cabe sólo una manera de salir que es renunciar y no voy a renunciar (...). Aquéllos que desean mi salida, tendrán que esperar hasta el fin del mandato para escoger otro", indicó el diputado brasileño.

Cunha, un enemigo jurado de Rousseff, tenía previsto pronunciarse la semana pasada sobre una solicitud de juicio contra la presidenta por adulterar las cuentas públicas. Pero antes prefirió apelar dos decisiones de la corte suprema que suspendieron el mecanismo diseñado por él para abordar el proceso.

El "ritual" permitía que en caso de que Cunha rechazara la solicitud, la oposición podía presentar un recurso para tratar la cuestión en el plenario. Se especulaba que así se haría para evitar que toda la responsabilidad recayera sobre el jefe de la cámara.

La oposición consignará en el Congreso un nuevo pedido de impeachment el martes de mañana, en el que buscará probar que las supuestas irregularidades cometidas por el gobierno en 2014 continúan en 2015.

En medio de este tumulto político, Cunha, que fue acusado en agosto por la fiscalía de cobrar 5 millones de dólares para facilitar un multimillonario negocio de Petrobras, enfrenta una nueva investigación de la fiscalía por tener 16 millones de dólares depositados en cuentas en Suiza no declaradas al fisco.

Sobre este caso no se pronunció: "sólo lo haré a través de comunicados o de mis abogados", dijo. Pero igual respondió a comentarios de Rousseff, hechos el fin de semana en Suecia, en los que lamentó que fuera un brasileño el involucrado en este escándalo en Suiza.

"Lamento que sea con un gobierno brasileño el mayor escándalo de corrupción del mundo", respondió el diputado, que también será interpelado por el comité de Ética del Congreso.

Cientos de detractores del gobierno manifestaron de noche en Sao Paulo para pedir la salida de Rousseff. Con banderas de Brasil y camisetas amarillas de la selección de fútbol, coreaban "Fuera PT" -el Partido de los Trabajadores de Rousseff- y cantaban el himno.

"Cunha es el presidente de la Cámara y tiene que actuar como tal con el pedido de impeachment. Que en su caso personal sea corrupto no impide que haga su función hasta que le destituyan", dijo a la AFP Eduardo Fernandes, un productor musical de 33 años.

Investigaciones son "una revolución": Lewandowski

De otra parte, el juez Ricardo Lewandowski, presidente del Supremo Tribunal Federal (STF) brasileño, afirmó en el centro de estudios Diálogo Interamericano, en Washington, que las investigaciones judiciales sobre casos de corrupción que sacuden a Brasil están muy bien conducidas y constituyen una verdadera "revolución".

"Estoy muy orgulloso de los jueces en Brasil. Son absolutamente independientes y uno de los pilares de la democracia", dijo Lewandowski, quien añadió que "es una revolución porque el poder judicial está actuando ante los escándalos".

Para Lewandowski, las investigaciones anticorrupción en general "están muy bien conducidas", y en el caso particular de los escándalos envolviendo a la estatal de hidrocarburos Petrobras "el poder judicial dará las respuestas" que la sociedad espera. "Todo saldrá a la luz", añadió.

Durante su conferencia en la capital estadunidense, el jefe de la máxima corte brasileña afirmó que las investigaciones que atacan escándalos de corrupción "son una consecuencia de la independencia" de los jueces.

"Nadie puede interferir en las investigaciones en marcha. Ni siquiera yo, como presidente del STF o del Consejo Nacional de Justicia, puedo hacer una llamada por teléfono y pedir que detengan una investigación", dijo. En la visión de Lewandowski, sin embargo, la tarea mayor que Brasil tiene por delante es definir una completa reforma política.

"Parafraseando a Sadam Husein, diría que la reforma política es la madre de todas las reformas en Brasil", apuntó, para añadir que la prioridad es definir parámetros sobre autorización de partidos políticos, ya que hay 32 partidos registrados en el país, casi 30 de ellos representados en el Congreso.

"No hay obstáculos, sin embargo, para que el Congreso vote una nueva legislación sobre el número de partidos políticos. Creo que sería el primer paso para resolver muchos de los problemas que tenemos", dijo.

Menos partidos en el Congreso

Lewandowski opinó que el número de partidos en el Congreso debería reducirse a "cuatro o cinco". "Y no es fácil, porque tenemos 32 partidos políticos. Un país democrático no suele tener más de cuatro o cinco partidos (...), y eso es suficiente, creo yo", argumentó Lewandowski.

El juez admitió que es "muy difícil" enfocar una reforma política eficaz, pero "se debería empezar reduciendo el número de partidos políticos", y considerar después cuestiones electorales como "el voto a listas o a personas".

El Supremo de Brasil declaró recientemente inconstitucional la financiación de campañas electorales por parte de las empresas privadas, pero Lewandowski alegó que es necesario ir más allá.

El titular del Supremo lamentó también los problemas en el sistema penitenciario de Brasil, que es "el cuarto país en el mundo en términos de población carcelaria", con "unos 600 mil prisioneros entre los que el 40 % se encuentra en fase previa al juicio".

"Muchos esperan hasta seis meses en prisión hasta que les escucha un juez. Esto lleva a superpoblación, violencia y violaciones de derechos humanos en nuestras prisiones", sostuvo.

En ese sentido, dijo que sería "dramático" que las cárceles ya superpobladas "se llenaran de jóvenes", en respuesta a una pregunta sobre la posible reducción de la edad de responsabilidad penal desde los 18 a los 16 años, una propuesta de enmienda constitucional sobre la que es posible que se pronuncie el Supremo.

Lewandowski firmó hoy con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, un memorando de entendimiento "que busca llevar a otros países la experiencia brasileña con las audiencias de custodia (prisión preventiva)".

Ese proyecto brasileño exige que las personas detenidas por la policía sean llevadas inmediatamente ante un juez para una audiencia de prisión preventiva, en la cual el magistrado determina si deben permanecer en prisión preventiva o quedan en libertad a la espera de un juicio.