«No podemos claudicar», afirma el caricaturista sueco Vilks

El autor de las caricaturas del profeta Mahoma, en el punto de mira de los yihadistas, estuvo presente en el lugar del primer atentado en Copenhague, un café cultural donde participó como orador.
 El caricaturista sueco Lars Vilks, caminando en las calles de Estocolmo, en una foto del 11 de marzo de 2010
El caricaturista sueco Lars Vilks, caminando en las calles de Estocolmo, en una foto del 11 de marzo de 2010 (AFP)

Roma, Copenhague

El caricaturista sueco Lars Vilks se pronunció hoy nuevamente en defensa de la libertad de expresión, luego de que la capital de Dinamarca se viese sacudida este fin de semana por dos atentados en los que murieron dos personas y cinco resultaron heridas.

"Los conceptos como la democracia y la libertad de expresión no son negociables. No debemos dejarnos influir por amenazas ni permitir que nuestras reglas se cuestionen", dijo al periódico italiano La Repubblica en su edición de hoy.

El primer ataque perpetrado el sábado en Copenhague estuvo dirigido contra un evento en un café cultural en el que se encontraba presente Vilks, quien participó como orador. El caricaturista se encuentra desde hace años en la mira de las críticas islámicas por sus dibujos del profeta Mahoma.

"No podemos claudicar. No podemos cambiar nuestra idea de la democracia sólo porque no les guste a los asesinos", cita el periódico. "Si bien este ataque hace que el miedo crezca, espero que sirva para ampliar el debate. La libertad de expresión es un tema sumamente importante", subrayó, al tiempo que aseguró que continuará trabajando como siempre.

"Creo que el humor es un arma importante, que siempre sobrevive, y que es la respuesta a muchos interrogantes en la vida", dijo el caricaturista, que agregó además que nunca se arrepintió de sus polémicos dibujos. "Estoy contento de haberlos hecho y de que se hable de la libertad", dijo a La Stampa.