Confirman muerte de dos pilotos chinos

El presidente Xi Jinping había firmado la orden para que se concedieran títulos honorarios a todos los pilotos del primer escuadrón que efectúa pruebas de despegue y aterrizaje a bordo del ...

Pekín

Dos pilotos de prueba chinos murieron durante el desarrollo del escuadrón caza del primer portaaviones del país, dijo la prensa estatal, en una rara admisión de los problemas surgidos en el programa naval de enorme popularidad en China.

Las muertes fueron reconocidos en un despacho de la agencia noticiosa oficial Xinhua en el que se dijo que el presidente Xi Jinping había firmado la orden para que se concedieran títulos honorarios a todos los pilotos del primer escuadrón que efectúa pruebas de despegue y aterrizaje a bordo del Liaoning, el único portaaviones que posee China.

"Los dos pilotos de prueba del escuadrón sacrificaron sus vidas durante las pruebas", se afirmó en el despacho sin abundar en detalles.

El despacho original de Xinhua fue difundido el 28 de agosto, pero pasó desapercibido. Blogs de la defensa estadounidense lo tomaron y enlazaron el viernes con el blog del Instituto Naval de Estados Unidos.

Las operaciones en un portaaviones son intrínsecamente peligrosas y la pérdida de dos pilotos es más que inusual. Sin embargo, el mando militar chino mantiene sus actividades en secreto y no informó cuando ocurrieron los incidentes en los que murieron los pilotos del portaviones.

Cuando China anunció a finales de 2012 el inicio de los vuelos de prueba en el Liaoning, suscitó una oleada de fervor patriótico ante el aumento de la capacidad naval del país.

La televisión estatal difundió horas de imágenes del aterrizaje y despegue de los aviones, en tanto que los usuarios de internet en el país publicaban fotografías de ellos en las que recreaban la señal al piloto de "todo en orden" que efectúan las tripulaciones de vuelo del portaaviones.

Los pilotos del portaaviones vuelan bombarderos-caza J-15, una copia del Sukhoi Su-33 ruso.

China tardó una década para restaurar el portaaviones de desecho de la era soviética comprado a Ucrania antes de botarlo en 2012 con el nombre de Liaoning.

La nave forma parte de la ampliación importante que ha emprendido la armada china, la cual posee barcos y submarinos modernos. El Liaoning es más lento y más pequeño que los portaaviones de Estados Unidos y no transporta muchos aviones.

El Liaoning continúa efectuando pruebas en el mar y las autoridades chinas de defensa no han anunciado cuando recibirá su dotación completa de aeronaves.

El 5 de diciembre de 2013, un barco chino que acompañaba al Liaoning estuvo a punto de colisionar con el crucero USS Cowpens, de la Marina de Estados Unidos, en aguas internacionales en el mar de la China Meridional.

Autoridades de la Marina estadounidense dijeron que el Cowpens maniobró para evitar la colisión, pero el incidente constituyó la confrontación más seria en años entre ambas naciones.