• Regístrate
Estás leyendo: Pierce Priebus,el "Apparátich" que cuidará la casa blanca
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 12:45 Hoy

Pierce Priebus,el "Apparátich" que cuidará la casa blanca

La nominación del presidente del Partido Republicano como jefe de gabinete de Trump, alegró al líder de la Cámara Baja, Paul Ryan, que chocó con el magnate en la campaña.

Publicidad
Publicidad

La Aldea

Donald Trump se decantó. Al designar como jefe de gabinete de la Casa Blanca, un puesto eminentemente político, a Pierce Priebus, el presidente del Comité Nacional Republicano, la más alta instancia del Partido Republicano, el magnate inmobiliario hizo una elección convencional. Priebus, de 44 años, es en efecto un perfecto apparátchik, un hombre de la estructura partidaria. Priebus presidió el Grand Old Party en Wisconsin, su estado de adopción, antes de tomar los comandos a escala nacional, en 2011.

Esta nominación se añade a la influencia creciente que ha tomado el vicepresidente electo, Mike Pence, nombrado el viernes pasado por Donald Trump como el jefe del equipo encargado de preparar la transición, de cara a la asunción presidencial del próximo 20 de enero. Antes de ser elegido como gobernador del estado de Indiana, en 2012, Mike Pence pasó más de una década en el Congreso federal.

Sin embargo, todavía es muy pronto para llegar a una normalización en las filas republicanas. Trump continúa dando juego a diversas tendencias que cohabitan en el seno de su entorno. El nombre de Stephen Bannon, ex responsable del portal Breitbart News, también había sido adelantado para el puesto de Priebus. Y si bien no fue elegido, Bannon también va a ser su entrada en la Casa Blanca con un título de consejero estratégico cuyo contenido falta por definir, pero que constituye desde luego una victoria para las ideas radicales para las cuales él milita.

A pesar de las relaciones hostiles del multimillonario con el partido, Priebus logró mantener un equilibrio imposible entre un candidato que rompió con buena parte de los dogmas conservadores y de los diputados que difícilmente se resignaron a su victoria en la carrera por la Casa Blanca. Desprovisto de relaciones con Washington, Trump no pudo más que apreciar su lealtad, incluso en los peores momentos de su campaña. Por eso en la noche del martes 8 al miércoles, durante su discurso pronunciado una vez que se confirmó su victoria, el magnate neoyorquino le rindió un homenaje particular al invitarlo a unirse a él en el escenario.

Además de su conocimiento de los engranajes de Washington, Priebus es alguien precioso para Donald Trump teniendo en cuenta la relación particular que este tiene con el speaker (presidente) de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, otro republicano du Wisconsin.

El nuevo brazo derecho del futuro presidente maniobró para el ascenso tanto de Paul Ryan como candidato a la vicepresidencia en 2012 con su jefe de fórmula, Mitt Romney, como para el del gobernador del mismo estado, Scott Walker, que se lanzó sin éxito en la carrera por la investidura republicana en 2015.

Pero Paul Ryan, a menudo atacado por Trump durante la carrera electoral, no tendrá muchos amigos en la Casa Blanca. La enemistad entre Stephen Bannon y Paul Ryan es, en efecto, notoria. El speaker, visto como demasiado moderado, es considerado como una blanco político por el sitio Breitbart News.

En 2013, Priebus atrajo la atención al publicar un informe despiadado sobre las causas de la derrota del republicano Mitt Romney en su disputa por la presidencia cuando Barack Obama apostó con éxito a su segundo mandato.

Bautizado rápidamente con el nombre de “Informe de la autopsia”, el texto concluyó en la necesidad del Partido Republicano de poner fin a su dependencia del voto blanco ante el inevitable declive demográfico. Priebus y los demás cuadros del Partido Republicano que lo habían apoyado en el trabajo concluyeron en la necesidad de abrir el partido a las minorías, en especial los latinos, y de renovar el contacto con los jóvenes electores.

La campaña de Trump le dio resueltamente la espalda a esas recomendaciones, como lo atestigua el análisis sociológico de los resultados. Priebus, sin embargo, prefirió acompañar el “movimiento” que el multimillonario pretende haber creado en lugar de oponerse a él, incluso si obtuvo menos votos que Mitt Romney hace cuatro años. Sin duda, esta flexibilidad le abrió también a él las puertas de la Casa Blanca.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.