• Regístrate
Estás leyendo: Piden Trump y Merkel dictar más sanciones
Comparte esta noticia
Jueves , 24.05.2018 / 22:04 Hoy

Piden Trump y Merkel dictar más sanciones

Los dirigentes de Estados Unidos y Alemania reclaman más medidas contra Norcorea. La líder germana quiere una “solución pacífica” a la crisis.

Publicidad
Publicidad

Agencias

La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel y el presidente de Estados Unidos, estadunidense Donald Trump, expresaron durante una conversación telefónica su voluntad de que las Naciones Unidas adopte nuevas sanciones contra Corea del Norte, tras el último ensayo nuclear de Pyongyang el domingo.

Ambos líderes "comparten la idea de que la comunidad internacional debe aumentar la presión sobre el régimen norcoreano y que el Consejo de Seguridad de la ONU debe adoptar rápidamente nuevas sanciones más duras", dijo el vocero de la cancillería de Berlín, Steffen Seibert, en un comunicado. Durante la conversación, Merkel dijo estar dispuesta a defender un aumento de las sanciones ante sus socios europeos, aunque, según el comunicado, "el objetivo sigue siendo (...) encontrar una solución pacífica al conflicto" con Pyongyang.

Estados Unidos, sus socios europeos y Japón anunciaron que negociarán nuevas sanciones de la ONU contra Corea del Norte, pero la postura de Pekín y Moscú, que tienen derecho de veto, sigue incierta. Esas nuevas sanciones, el octavo grupo de medidas, se someterán a votación del Consejo de Seguridad el 11 de septiembre, declaró la embajadora estadunidense ante la ONU, Nikky Haley.

Es necesario que la ONU tome "las medidas más fuertes posibles", declaró Haley durante la sesión de emergencia del cuerpo ejecutivo de la organización, al día siguiente de un sexto ensayo nuclear norcoreano. El clima es particularmente tenso luego de que Pyongyang desafiara las resoluciones de la ONU al realizar el domingo un ensayo con, presumiblemente, una bomba de hidrógeno (o bomba H)de una potencia sin precedente y cuando parecía prepararse para lanzar otro misil balístico.

La bomba, de una potencia estimada en 50 kilotones, es cinco veces más poderosa que la de la prueba anterior de Norcorea y tres veces más que la lanzada por EU sobre Hiroshima en 1945, según dirigentes surcoreanos. "Ya es demasiado", dijo Haley, quien acusó al líder norcoreano Kim Jong-un de "suplicar por una guerra". "La guerra no es algo que Estados Unidos quiera. No la queremos ahora, pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada", advirtió.

"No podemos perder más tiempo", dijo el embajador nipón Koro Bessho a periodistas previo a la reunión pedida por Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Japón y Corea del Sur. "Necesitamos que Corea del Norte sienta la presión. Que si siguen por este camino habrá consecuencias", agregó. "Debemos trabajar juntos hacia una nueva resolución".

Norcorea puso a Japón en estado de alerta al disparar la semana pasada un misil de mediano alcance que sobrevoló su territorio. El embajador francés, François Delattre, destacó que "la amenaza pasó de ser regional a global", por lo que es necesario que el Consejo de Seguridad actúe.

Moscú y Pekín condenaron la detonación del dp, pero su posición frente al proyecto de sanciones era incierta. El embajador chino ante la ONU, Liu Jieyi, dijo en el Consejo que "el tema de la península debe resolverse pacíficamente. China nunca permitirá el caos y la guerra en la península". "Gracias al diálogo, podremos lograr la desnuclearización de la península coreana", añadió. "Veremos lo que hay en el proyecto de resolución", declaró después de la reunión el embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia. Agregó que "las sanciones por sí mismas no ayudarán a encontrar una solución y no estoy seguro de que influirán sobre la otra parte".

La representante de EU no explicó qué tipo de medidas estudia Washington, pero diplomáticos dijeron que podrían apuntar contra los insumos petroleros de Norcorea, el turismo o los ingresos en divisas de trabajadores enviados al extranjeros, en especial Rusia y China. Un borrador se espera sea presentado hoy a los miembros del Consejo Permanente.

La condena internacional al ensayo nuclear se extendió al titular de la ONU, Antonio Guterres, quien denunció un acto "profundamente desestabilizador" para la seguridad regional. Washington advirtió el domingo con lanzar una "respuesta militar masiva" en caso de que Corea del Norte amenace su territorio o el de sus aliados. El secretario de Defensa de EU, Jim Mattis, subrayó sin embargo que Washington no buscará "la aniquilación total" del aislado país.

Detener el comercio

En diálogo telefónico con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, Trump advirtió que EU está listo para usar su "capacidad nuclear disponible" si Pyongyang sigue amenazando su territorio o a sus aliados, informó la Casa Blanca la noche del domingo. El mandatario, cuyas pasadas advertencias al régimen norcoreano han sido desoídas, también dijo que su gobierno considera detener el comercio con "todo país que haga negocios con Corea del Norte".

Ante el nuevo desafío a la comunidad internacional lanzado por Pyongyang, Seúl y Washington anunciaron el despliegue en Corea del Sur de una nueva serie de lanza-misiles Thaad (Terminal High-Altitude Area Defense), el escudo estadunidense que enfurece a Pekín.

La armada surcoreana realizó importantes ejercicios militares con fuego real en una advertencia tras el ensayo nuclear norcoreano. "Si el enemigo lanza una provocación sobre los mares o submarina, responderemos inmediatamente derribándola en el mar", advirtió el capitán Choi Young-chan, comandante del 13º grupo de combate naval.

Los medios en Seúl reclamaron al gobierno que no se dotara de sus propias armas nucleares, poniendo en duda la eficacia de la alianza con EU, resultante de un acuerdo de hace décadas para proteger a Corea del Sur bajo el paraguas del fuego nuclear norteamericano.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Claves

Venta de armas

• Donald Trump evocó en una conversación telefónica con su par surcoreano, Moon Jae-In, la eventual venta de material militar por "miles de millones de dólares".

• Entre 2010 y 2016, Corea del Sur adquirió material militar de EU por unos cinco mil millones de dólares.

• Trump y Moon acordaron suprimir la limitación a un máximo de 500 kilogramos la carga transportada por los misiles surcoreanos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.