La pesquisa de París se extiende a Bélgica

Se incrementa a 129 el número de víctimas mortales; Hollande declara a Francia “en guerra” contra el Estado Islámico, que reivindica atentados.
El periodista Daniel Psenny videograbó el escape del Bataclan; una persona cuelga de un piso superior.
El periodista Daniel Psenny videograbó el escape del Bataclan; una persona cuelga de un piso superior. (Marius Becker-Lemonde-Daniel Psenny-AFP)

París

La investigación por los ataques en París, que dejaron 129 muertos, se extendió a Bruselas, Bélgica, donde fueron detenidos cinco presuntos integrantes de una célula radical.

La prensa belga informó que la policía de ese país realizó un operativo en el barrio de Molenbeeck, luego de conocerse que los agresores que se inmolaron en París rentaron un auto en Bélgica.

El fiscal francés, François Molins, informó que los extremistas actuaron en tres grupos y usaron dos vehículos: un Seat negro y un VW Polo con matrícula belga.

Este último fue rentado en aquel país por un francés detenido el sábado por autoridades belgas junto a otras dos personas, todos residentes en Bélgica y desconocidos de los servicios antiterroristas franceses. Bélgica decretó el máximo nivel de alerta y prohibió las reuniones masivas.

En tanto, en París se identificó a uno de los atacantes de la sala café Bataclan, gracias a las huellas digitales de un dedo amputado por la explosión autoinfligida.

Se trata de Omar Mostefai, de 20 años, nacido en Essonne, cerca de París, y condenado en ocho ocasiones por delitos menores aunque nunca pisó la cárcel. Sin embargo, en 2010 fue fichado identificado como “radical” por los servicios de inteligencia.

Su padre y su hermano fueron arrestados ayer y sus domicilios registrados. También se realizaron arrestos y cateos en domicilios de otros familiares del atacante.

Viene la respuesta

El presidente François Hollande  dijo que los ataques del viernes son un “acto de guerra”, “cometido por Daesh (acrónimo árabe del Estado Islámico), organizado desde el exterior y con complicidades internas”.

El mandatario decretó tres días de duelo nacional, además del estado de emergencia, restableció estrictos controles en las fronteras y desplegó fuerzas de seguridad adicionales en la capital.

Pese a los atentados, el gobierno de Francia decidió mantener la Cumbre sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas prevista del 30 de noviembre al 11 de diciembre, con la presencia de más de un centenar de líderes mundiales, pero se realizará con seguridad reforzada.

Por su parte, el primer ministro Manuel Valls, aseguró: “Quiero decir a los franceses que estamos en guerra (...); sí, estamos en guerra” y “vamos a actuar y a golpear a ese enemigo” yihadista “para destruirlo” en Francia, Europa, Siria o Irak.

El funcionario añadió que la respuesta francesa será “del mismo nivel que el ataque”.

Es la primera vez que se producen ataques kamikazes en este país y que los yihadistas abren fuego de manera indiscriminada, buscando matar al mayor número de personas.

Según el fiscal Molins, al menos 129 personas murieron tras los ataques (tres chilenos, un español y dos mexicanas) y unas 352 resultaron heridas, 99 en estado muy grave.

En un comunicado difundido en internet, el EI reivindicó el ataque por “ocho hermanos con cinturones explosivos y rifles de asalto contra lugares cuidadosamente escogidos en París”.

Como miembro de la coalición contra el EI, Francia bombardea blancos en Irak desde 2013 y en Siria desde septiembre.

El dedo kamikaze

Un dedo seccionado sirvió para identificarlo. El atacante francés que hizo estallar su carga después de disparar contra el público de un concierto en el Bataclan era un delincuente del sur de París, radicalizado desde 2010.

Su nombre era Omar Ismail Mostefai, indicaron fuentes policiales. De 29 años, el joven fue identificado gracias a la huella dactilar de un dedo seccionado hallado entre los escombros de la sala de conciertos parisina, según el fiscal François Molinsó.

Los investigadores intentan confirmar si el kamikaze viajó a Siria en 2014. Su padre y su hermano fueron detenidos el sábado y son interrogados.