¿Qué perspectivas tiene hoy Bernie Sanders?

El aguerrido precandidato demócrata, de 74 años, suma 7.71 millones de votos frente a 10.4 millones de Clinton
Para el veterano senador, los superdelegados niegan la democracia.
Para el veterano senador, los superdelegados niegan la democracia. (Aaron P. Bernstein/Reuters)

Washington

Tras las últimas primarias, la duda se instala en el comité de campaña del senador de Vermont, Bernie Sanders.

"Iremos a la convención" de julio, aseguró Jeff Weaver, su director de campaña a la cadena MSNBC, en alusión a la convención nacional del Partido Demócrata, a realizarse en Filadelfia del 25 al 28 de julio, misma que designará formalmente al candidato del partido a la elección presidencial del 8 de noviembre.

Tad Devine, uno de los principales consejeros Sanders, es menos categórico, sobre todo después de los resultados de las primarias del 26 de abril, donde Hillary Clinton conquistó cuatro de los cinco estados en disputa, Connecticut, Pensilvania, Delaware y Maryland, menos Rhode Island, que fue para Sanders.

Clinton, ex primera dama y ex secretaria de Estado, dispone de un margen de ventaja sobre el senador de Vermont y el camino hacia la investidura de este último parece un problema de aritmética insoluble.

Con mil 930 delegados (mil 428 delegados ganados durante las primarias y caucus, y 502 superdelegados), Clinton ha recorrido 81% del camino hacia los 2 mil 383 delegados (de distrito y en general delegados, a los cuales se agregan los superdelegados) necesarios para lograr la investidura, durante la convención de Filadelfia.

En total, 4 mil 765 delegados deberán participar en esa cita: 4 mil 51 delegados elegidos durante los caucus y primarias y 714 superdelegados.

Sanders está a poco menos de 50% de los 2 mil 383 delegados necesarios para ser nominado y Clinton a 28%.

La campaña de Sanders afirma que la mayoría de superdelegados que han apoyado a Clinton van a cambiar y terminarán apoyándolo. Pero es difícil imaginar tal cambio: los 714 superdelegados (446 miembros del Partido Demócrata, 229 diputados demócratas en el Congreso, 17 gobernadores demócratas y 22 personalidad y figuras del partido), miembros de derecho de la convención de julio, son en su mayoría incondicionales de la candidata. Y la agencia Bloomberg recuerda que desde su creación, en 1982, los superdelegados nunca abandonaron a un candidato en número suficiente como para cambiar la naturaleza de la carrera por la investidura entre los demócratas.

Para el campo de Sanders, los superdelegados son una negación de la democracia y sin su apoyo Clinton no podría obtener los 2 mil 383 delegados necesarios para ser nominada. Como sea, en términos de sufragios Clinton aventaja ampliamente al senador: desde el inicio de las primarias, ella ha recibido 10.4 millones de votos contra 7.71 millones para Sanders.

Pero el programa de Sanders, de 74 años, ha generado un entusiasmo sin precedente entre los jóvenes aunque él no pueda detener la dinámica del Partido Demócrata, alineado detrás de la ex canciller.

Los partidarios del senador tienen previsto reunirse en Chicago, después de las primarias, a mediados de junio, para seguir impulsando su "revolución política", y desarrollar una plataforma popular sobre los temas considerados importantes por Sanders.